La Policía Nacional ha detenido este jueves en Sevilla a un hombre, cuya edad e identidad se desconocen hasta el momento, como presunto autor de la muerte a cuchilladas del vicario parroquial de San Isidoro, Carlos Martínez Pérez, de unos 70 años de edad, según han informado a Europa Press fuentes policiales. En este sentido, las mismas fuentes consultadas han precisado que los hechos han tenido lugar poco antes de las 20,00 horas de este jueves en la calle Francisco Carrión Mejías, en el centro de la capital hispalense, cuando el sospechoso ha acabado con la vida del vicario parroquial, que sería tío de la pareja sentimental del presunto homicida. Los hechos han tenido lugar, de este modo, en la puerta de la vivienda del vicario parroquial. El presunto agresor, que al parecer tendría problemas mentales, ha huido del lugar de los hechos tras cometer supuestamente el crimen, siendo detenido por los agentes de la Policía Nacional sobre las 21,00 horas en la calle Santa Cecilia, en pleno barrio de Triana, tras lo que ha sido conducido a dependencias policiales. Según las fuentes consultadas por Europa Press, la Policía Nacional ha intervenido un cuchillo de grandes dimensiones al presunto homicida, que al parecer sufriría problemas mentales y que se habría marchado en la mañana de este jueves del hospital donde se encontraba ingresado. CONDOLENCIAS DE LA HERMANDAD La víctima era vicario parroquial de San Isidoro y San Ildefonso y Santiago desde 2013, y fue nombrado por el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina. La Hermandad de San Isidoro, de su lado, ha elevado a las redes sociales el siguiente mensaje: "Nos sentimos profundamente consternados por el desgraciado fallecimiento de nuestro Vicario Parroquial Carlos Martínez Pérez. Nuestro pésame a sus familiares y amigos. Elevemos oraciones a Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas y a Nuestra Señora de Loreto por el eterno descanso de su alma. D.E.P.". Por su parte, la Hermandad de Nuestra Señora de los Reyes, patrona de Los Sastres, ha emitido un comunicado en el que lamenta "profundamente" la muerte del que era director espiritual de la Hermandad, una "irreparable pérdida". La Hermandad ha lamentado este "execrable atentado" contra la vida del fallecido, un "hombre muy vinculado al barrio y a nuestra Hermandad, nacido en la cercana calle Imperial y muy devoto de nuestra Santísima Virgen".