Títulos como Saints Row IV demuestran la madurez que, poco a poco, va adquiriendo la industria del videojuego. Lejos de tratar emular a inalcanzables sagas de presupuesto millonario como GTA, Volition ha sabido hacer de sus limitaciones sus mayores fortalezas, concibiendo una exquisita parodia de los sandbox contemporáneos que hizo las delicias de los jugadores durante el pasado año. Ahora, gracias a la reedición del juego, subtitulada Re-Elected, los poseedores de consolas de nueva generación pueden disfrutar (o volver a disfrutar) de las aventuras de los Saints, así como de sus tres DLC, todo ello acompañado de sensibles mejoras técnicas que, si bien no llegan a suponer un incentivo para completar de nuevo la aventura sí que son un aliciente que hacen esta reedición más atractiva en su conjunto. El argumento de Saints Row IV se mantiene inalterado conforme a la obra original: la banda protagonista de la entrega, los Saints, instalados ya en la Casa Blanca, velan con mano de hierro por la paz mundial… o lo que ellos entienden por eso. Dicha paz se ve alterada con la llegada de los Zin, una raza alienígena capitaneada por el despiadado Zinyak que tratará de conquistar la Tierra haciendo uso del armamento más sofisticado. Esta invasión resulta la excusa perfecta para abandonar el Despacho Oval y lanzarnos a hacer el gamberro por la ciudad, limpiándola de paso de extraterrestres. Todos aquellos jugadores que no conozcan la saga Saints Row quedarán sorprendidos al descubrir el eminente tono paródico del juego, cargado de humor negro (y verde, en muchas ocasiones) que nos arrancará más de una carcajada durante la aventura. Como no podría ser de otra manera, la mecánica jugable de Saints Row IV se basa, como todo sandbox, en la acción y la exploración a lo largo de un buen puñado de misiones principales y secundarias, de mayor o menor importancia pero muy divertidas en su totalidad. El uso de todo tipo de armas (terrícolas y extraterrestres) el robo de vehículos y la constante mejora de habilidades de todo tipo reinarán durante las muchas horas que dura la historia principal. Además, como se comentó anteriormente, la versión Re-Elected de Saints Row IV incorpora todos los DLCs aparecidos hasta el momento: Enter the Dominatrix, How The Saints Saved Christmas y el reciente Gat Out of Hell. En el aspecto técnico, esta reedición de Saints Row IV cumple de forma conservadora, y por momentos se echa de menos haber trabajado más en pulir el apartado gráfico del título de cara su lanzamiento en consolas de actual generación. Por el contrario, Volition se ha limitado a retocar la iluminación en general y a suavizar algunas texturas. En el caso de la versión de PS4, encontramos como principales novedades la posibilidad de controlar algunos eventos QTE con el panel táctil del Dual Shock 4, así como la de disfrutar del juego en la pantalla DE PSvita a través de la función de juego remoto. Aunque ambas características puedan pasar desapercibidas, sí que son de agradecer en este tipo de reediciones. Por lo demás, para bien y para mal, el jugador encontrará en Re-Elected una conversión casi 1:1 del título original… y ello no es negativo, ni mucho menos. Estamos ante uno de los sandbox más irreverentes de los últimos años, cargado de divertidas tareas que superar, con la posibilidad de sencillamente dedicarnos a hacer el gamberro por los extensos mapeados del juego. Una obra que rebosa originalidad y buen rollo por los cuatro costados, y que proporcionará horas de diversión a todos aquellos que durante la anterior generación de hardware no se acercaran a la cuarta entrega de Saints Row. Un mayor trabajo de reedición del apartado técnico hubiera hecho que el conjunto ganara enteros, pero la presencia de la totalidad de DLCs y sus ligeras mejoras hacen de Re-Elected una compra más que justificada. Larga vida al Presidente.   [cita alineacion="izquierda" ancho="50%"]Saints Row IV Re-Elected[/cita]   portada Plataforma probada: PS4 (versión reseñada) y Xbox One Desarrollador: Volition Distribuidor: Koch Media