Carlos del Barco, periodista de profesión, parece tener los días contados como alto cargo nombrado por el Parlamento a propuesta del Partido Popular para una institución tan sensible a los escándalos como el Defensor del Pueblo. La Comisión consultiva de nombramientos, relaciones con el Defensor del Pueblo Andaluz y peticiones del Parlamento andaluz ha acordado este jueves, con los votos de PSOE-A, Podemos, Ciudadanos e IULV-CA, y la abstención en solitario del PP-A, expresar su conformidad con la propuesta del Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, para proceder al cese de Del Barco como adjunto de la institución. Maeztu, en consecuencia con la votación del Parlamento, lo ha apartado del cargo. Podemos Andalucía había exigido el “cese de forma fulminante” del adjunto del PP en el Defensor del Pueblo andaluz. La presunta revelación de esa información confidencial por parte de Del Barco, que podría conllevar incluso una pena de prisión, fue investigada por la Policía a instancias del Defensor del Pueblo andaluz, Jesús Maeztu. Según aseguraba semanas atrás a Andalucesdiario.es una fuente de Podemos, la investigación policial había confirmado que la filtración procedía del ordenador del periodista, cercano al dirigente popular Javier Arenas y delegado de la Agencia EFE en Andalucía durante los ocho años de Gobierno de José María Aznar. NI UN MINUTO MÁS Podemos ha venido sosteniendo desde finales de 2015 que el cargo no podía "continuar ni un minuto más en su puesto al haber actuado de forma temeraria". La formación también mostró su "repulsa ante la utilización de datos confidenciales para beneficiar a ABC, periódico del que es columnista”. La formación morada dejó claro entonces que “conocía desde hace meses la acción irresponsable del cargo del PP, y que se decidió no hacer denuncia pública por expreso deseo de la persona afectada. Dicha filtración –concluía la nota que hizo púbica el pasado mes de diciembre– provocó que desde el ABC contactaran con la afectada, que siempre ha pedido mantenerse en el anonimato, agravando la situación por la que la joven estaba pasando”. UN EXPEDIENTE CONFIDENCIAL Jesús Maeztu ha comparecido ante la citada comisión del Parlamento para exponer una petición razonada de cese de Carlos del Barco --que fue nombrado en su día adjunto al Defensor a propuesta del PP-A-- por su presunta implicación en la filtración –que puede tener consecuencias penales graves– del expediente confidencial de una joven relacionada con la difusión de una fotografía suya desnuda en una playa como si se tratase de la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. Por este hecho, Del Barco --que ha presentado un escrito de alegaciones que está en manos de la comisión parlamentaria-- prestó declaración el pasado jueves en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), por su condición de aforado. "Yo he perdido la confianza y me lo he pensado 20 veces", ha expuesto Maeztu ante la comisión para justificar su petición razonada de cese de Carlos del Barco. NOCHES SIN DORMIR Hombre de consensos y alejado de las batallas partidistas, el Defensor ha insistido en tono más bien apesadumbrado en que él no puede trabajar con una persona en la que ha perdido la confianza y ha querido dejar claro que se ha tomado muy en serio todo esto, hasta el punto de que le ha costado "dormir". Asimismo, ha puesto el acento en que Del Barco ha cometido "un supuesto delito" porque, de lo contrario, no se abría abierto un procedimiento penal. Según ha agregado Maeztu, la esencia de la institución del Defensor del Pueblo Andaluz es la imparcialidad y el secreto de sus actuaciones. Ha señalado que, sin perjuicio del resultado del procedimiento judicial en curso, considera que en los hechos acontecidos cabe apreciar una existencia notoria de incumplimiento de los deberes y obligaciones del cargo por parte de Carlos del Barco, especialmente del deber de confidencialidad y reserva. "Hubiera sido el adjunto que hubiera sido, hubiese actuado exactamente igual", ha sentenciado el Defensor del Pueblo, quien ha lamentado los hechos acontecidos. HECHOS MUY GRAVES El parlamentario del PSOE-A José Muñoz ha manifestado que estamos ante unos hechos muy graves que podrían ser constitutivos de un delito de revelación de secretos por parte de empleado publico. Ha indicado que, con independencia del procedimiento abierto en la vía judicial, existe un ámbito de responsabilidad política que exige un firme pronunciamiento de la comisión parlamentaria. Ha indicado que estos hechos han podido afectar a la imagen, prestigio y credibilidad de la institución del Defensor del Pueblo Andaluz, por lo que hay que rechazar cualquier comportamiento que no se adecue a sus fines. Por su parte, el diputado del PP-A Félix Romero, en una defensa poco convincente del caso Del Barco, ha manifestado que esta sesión de la comisión parlamentaria no debería haber tenido lugar, por cuanto los  hechos están siendo objeto de una investigación en un procedimiento penal que se sustancia ante el TSJA y solo a ese tribunal incumbe derecho sobre una eventual culpabilidad. En su opinión, la comisión puede "influir en el procedimiento judicial" y ha dicho que aunque las imputaciones "no son una condena, aquí se tratan como tal". EL PP ADMITE QUE 'ES DELEZNABLE' Asimismo, el diputado popular ha querido dejar claro que, sea quien sea el responsable, el asunto es "deleznable" y si se produce una condena, serán los primeros en pedir su ejecución, pero no antes. Ha lamentado que no haya habido una respuesta al escrito de alegaciones de Carlos del Barco. Por Podemos, el parlamentario Juan Ignacio Moreno Yagüe ha agradecido al Defensor del Pueblo andaluz que "él sí haya estado a la altura de institución por tomar las medidas que estaban a su alcance". "El daño a la persona afectada es ya imposible de reparar", ha lamentado antes de defender que "apoyar el cese del responsable de ese daño es lo mínimo que debemos hacer como representantes públicos". PLUS DE CONFIDENCIALIDAD La parlamentaria de Ciudadanos Marta Bosquet ha considerado que cualquier persona que trabaje en una institución como el Defensor del Pueblo debe tener un  "plus responsabilidad y de confidencialidad" y ha confiado en que este tipo de situaciones no vuelvan a ocurrir y que la vida privada de las personas esté  salvaguardada en todo momento. El diputado de IULV-CA José Antonio Castro, ha puesto de manifiesto la gravedad de los hechos y ha alabado la actuación del Defensor del Pueblo Andaluz, presidida en todo momento por la "prudencia". Ha indicado que estamos ante una importante lección de una de las instituciones más prestigiosa y con mayor reconocimiento social en Andalucía. Tras la votación de la comisión, el presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, ha querido dejar claro que la decisión se ha adoptado sin perjuicio del respeto a la presunción de inocencia de Carlos del Barco en los tribunales.