En principio, el estreno estuvo convocado en el Teatro Góngora de Córdoba, pero las previsiones se quedaron más que cortas. Después, el acto se trasladó al Gran Teatro de Córdoba, donde los organizadores pensaron que podrían acomodar a las más de 700 personas, familiares y víctimas de la Guerra Civil en Córdoba y la posterior represión franquista, que querían asistir a un documental que las hace protagonistas. Pero nuevamente, el Gran Teatro de Córdoba se ha quedado pequeño y los organizadores, incluso, están pensando dejar a gente de pie. El próximo lunes a las 19.00, la plataforma cordobesa por la Comisión de la Verdad proyectará en el Gran Teatro el documental 'Dejadme llorar. El genocidio olvidado', del periodista Jordi Gordon. Según ha detallado la Comisión de la Verdad, la plataforma está atendiendo tantas demandas de familiares que quieren asistir al estreno del documental que el aforo del Góngora se ha quedado pequeño y han decidido trasladar el acto al Gran Teatro, que también se ha quedado pequeño. "Solo son víctimas y familiares, no público", insistieron desde la comisión. DEBATE CON BALTASAR GARZÓN Tras la proyección, tanto el exjuez Baltasar Garzón como el historiador Francisco Moreno Gómez debatirán sobre memoria histórica. De hecho, el documental está basado en muchos de los testimonios que durante años recabó Francisco Moreno Gómez en su estudio tanto de la Guerra Civil como de la posterior represión franquista. El propio Moreno Gómez, un historiador que ha estudiado hasta el más mínimo detalle lo que ocurrió en la provincia de Córdoba a partir del 18 de julio de 1936, participaba ayer en la presentación del documental, en la sede de la Asociación de la Prensa de Córdoba. "En 1978 empecé mi investigación, creyendo que era lo que tenía que hacer", explicaba. Y añadía: "Pensé que después llegaría la investigación por parte de las universidades, pero a mi alrededor se produjo el vacío". “No se podía llorar a los muertos, no se podía hablar de ello, el miedo lo invadía todo. Durante los cuarenta años del franquismo estas familias estuvieron siempre marcadas y ahora, otros cuarenta años de democracia después, aún no se les ha reconocido como víctimas de las atrocidades más horribles”. Las palabras del periodista Jordi Gordon relatan la realidad silenciada de las miles de víctimas del franquismo en Córdoba y su provincia a las que trata de dar voz en 'Dejadme llorar. El genocidio olvidado' para rescatar de la memoria callada los hechos que acaecieron en Córdoba durante el régimen. 12.000 ASESINADOS EN 15 AÑOS El documental cuenta como narrador con la voz del historiador Francisco Moreno que, durante 35 años, ha dedicado su investigación a recoger testimonio y desentrañar los crímenes que el franquismo llevó a cabo en Córdoba y su provincia, donde se contabilizaron más de 12.000 personas asesinadas, casi todas ellas en los primeros 15 años de la dictadura. Junto a la narración de los hechos, las voces en primera persona, los testimonios de las víctimas que aún viven, de quienes entonces eran niños y ahora en su vejez aún no han visto reconocido el sufrimiento que vivieron “arrebatados de los brazos de sus padres asesinados, les quitaron la familia, les despojaron de sus bienes, los arrojaron a la miseria, sin sus casas, les quitaron sus vidas”, cuenta Gordon. 4.000 CADÁVERES EN LA CAPITAL “Aún hoy hay 4.000 cadáveres enterrados en fosas comunes en los cementerios de San Rafael y La Salud -en la capital cordobesa- pero la memoria colectiva no lo conoce, se ha callado, se ha silenciado y olvidado”, denuncia el periodista. Y aún hoy, apunta, “hay personas que cuentan que siguen viviendo con miedo, traumatizadas, sin que se les haya hecho justicia ni curado sus heridas”. 'Dejadme llorar. El genocidio olvidado' “es un grito en nombre de los Derechos Humanos”, clama su director. “No sólo es un problema de memoria, es también un problema de solidaridad porque es hora ya de que la sociedad haga de una vez por todas sus tareas democráticas”. De hecho, el propio Gordon insistía durante la presentación en que uno de los objetivos del documental es remover conciencias, sobre todo políticas, para que en el Congreso se pueda constituir una comisión de la verdad para investigar los crímenes del franquismo no solo en la provincia de Córdoba (quizás una de las más estudiadas del país gracias al trabajo de Moreno Gómez) sino de toda España. Como señala Francisco Moreno, "solo se inscribió un tercio de la matanza" de manera que el resto fue  desaparecido. Borraron los documentos, la historia y finalmente quisieron que desapareciera la memoria de esos crímenes. El régimen franquista llegó prohibir el luto a los familiares que estaban obligados a esconder su tragedia  para poder sobrevivir. LA FICHA TÉCNICA
La dirección y el guión del documental es de Jordi Gordon, de la fotografía ha sido responsable Bruno Rascao y de la música Pedro Barbadillo, que ha incluido como tema central 'Dejadme Llorar', interpretado por Miguel Poveda, con letra de Rafael Alberti y música de Enric Palomar, en una colaboración desinteresada. Los protagonistas son más de una veintena de ancianos cuentan sus vidas en primera persona; el historiador Francisco Moreno, cuya investigación es el hilo argumental del documental, Baltasar Garzón, la jueza argentina Maria Servini y distintos historiadores, antropólogos y arqueólogos. La mayor parte del rodaje se ha realizado en Córdoba y provincia (Aguilar de la Frontera, Villanueva, Pozoblanco,..).