El primer tema abordado en la entrevista es el de los recortes anunciados por el Gobierno andaluz para conseguir ajustar 2.700 millones. Planas asegura que “este gobierno es serio, estable y riguroso” y ha asegurado que “Andalucía va a cumplir con sus compromisos con España y Europa”.

"El Gobierno andaluz quiere cumplir con los objetivos"
Asegura que los recortes van encaminados a alcanzar la estabilidad fiscal pero defiende que hay más opciones para ello aparte de las escogidas por los gobiernos central y europeo y afirma que el gobierno andaluz quiere cumplir con los objetivos fiscales sin recortar en los “servicios públicos básicos para los ciudadanos” e intentando preservar el empleo.

"Pesimismo ambiental"
El consejero ha notado un gran “pesimismo ambiental” a su vuelta a Andalucía y cree que el optimismo también es un factor que influye en la economía, es partidario de “dar tranquilidad a la gente” y recuerda que España ya ha vivido situaciones peores y ha conseguido salir adelante pero para eso hace falta “colaboración”. Planas asegura que el gobierno andaluz no quiere una confrontación con Madrid sino “seguir una línea política propia”.

"Evitar "dar una imagen dividida"
En su departamento Planas promete unión, diálogo y consenso con el ministro Cañete para alcanzar acuerdos en temas importantes como la reforma de la  PAC por ejemplo. El consejero recuerda que ha estado mucho tiempo en Bruselas y que la mínima diferencia en un asunto debilita la posición común de un país ante un determinado tema, cree que hay que evitar como sea “dar una imagen dividida” y  hay que intentar llegar a acuerdos aunque sea en lo básico “porque se pierde fuerza en la UE” además asegura que el sector quiere unidad y ayuda para arreglar las cosas.

Acuerdo de pesca con Marruecos
En cuanto a la renovación del acuerdo de pesca con Marruecos, desea que se convierta en una realidad dentro de muy poco y cree que es un asunto que va por buen camino. El Parlamento europeo tendrá la última palabra pero Planas es optimista y espera que se haya llegado a un acuerdo antes de que se acaben las ayudas a la flota andaluza.

Dos grandes problemas
Sobre el acuerdo agrícola entre la UE y Marruecos, Planas cree que hay dos grandes problemas o interrogantes en el futuro del campo andaluz, por un lado los bajos precios en origen, por la dispersión en la oferta que debilita la posición de los agricultores frente a los compradores y por otro lado el sector exterior.

La UE "no es capaz de controlar los acuerdos"
Planas ha recordado que en el norte de África están teniendo su transición política, están buscando un futuro más próspero y tratan de abrir mercados, y eso el sector hortofrutícola andaluz lo entiende pero bajo cree que debe exigirse que los acuerdos se respeten en cuando a contingentes y precios y la UE “no es capaz de controlar los acuerdos a los que llega con países terceros”. Planas ha insistido en que “siempre va a estar defendiendo los intereses de los agricultores andaluces y los acuerdos deben ser escrupulosamente respetados”.

"Andalucía debe conseguir ser apoyada y no penalizada"
Planas asegura que en el tema de la reforma de la PAC hay dos temas importantes: las cantidades y las reglas de aplicación. Considera la propuesta de la CE de cantidades insuficiente aunque hay que tener en cuenta el contexto de crisis económica y asegura que “sería un logro conseguir un montante parecido a la propuesta inicial”. En cuanto a los reglamentos de aplicación, Planas cree que “Andalucía debe conseguir ser apoyada y no penalizada por su competitividad en el sector agrícola” y la reforma de la PAC debe fomentar esa competitividad. El consejero asegura que ese objetivo solo podrán conseguirse con un diálogo intenso y fluido con el ministro Cañete. Piensa aprovechar su experiencia europea pero insiste en la necesidad de un frente unido en Bruselas.

El Algarrobico es un "desastre medioambiental"
Planas ha declarado que se derribará El Algarrobico cuando sea “legalmente posible” pero no ha dudado en calificar el hotel construido en Cabo de Gata de “desastre medioambiental”. Asegura también que “estamos subestimando el daño que hace la imagen del Algarrobico a Andalucía” y el impacto negativo que supone internacionalmente para nuestra industria turística.