Los efectos colaterales de la sentencia del caso Gürtel llegan sorpresivamente a Andalucía: el líder de Ciudadanos y socio de investidura de Susana Díaz ha dicho que pedirá “no solamente elecciones anticipadas, sino la dimisión de la presidenta de la Junta” si el de “los ERE o cualquier otro juicio señala al PSOE o cualquier miembro del Gobierno en Andalucía”.

Enfado socialista

La advertencia ha sorprendido –e irritado– al Partido Socialista, cuyo secretario de Organización, Juan Cornejo, respondía pocas horas después con un duro comunicado en el que recalcaba que “como sabe todo el mundo en esta comunidad y en este país, el PSOE de Andalucía no está investigado ni imputado ni implicado en causa judicial alguna por corrupción; subrayo –añadía el número dos socialista– ni el partido ni la presidenta de la Junta ni ningún miembro del Gobierno”.

En un tono muy alejado del que suele ser habitual en el intercambio de argumentos entre socialistas y naranjas, Cornejo lamenta que Marín “utilice trampas para intentar sacar cabeza, intentando manchar la imagen del PSOE de Andalucía y cayendo en los modos y las estrategias más bajas de la derecha más rancia y reaccionaria”.

Preguntas sin respuesta

¿Obedece esta vuelta de tuerca sobre el PSOE a un movimiento táctico de Ciudadanos relacionado con la moción de censura contra Mariano Rajoy, que los socialistas andaluces apoyan aunque Pedro Sánchez acabe siendo presidente con los votos de los diputados independentistas?

¿Significan sus palabras que si, por ejemplo, Chaves o Griñán fueran condenados Cs daría por agotada la legislatura?  ¿Lo haría incluso en el caso de haberse celebrado ya elecciones y haber renovado su alianza con el PSOE, dado que puede haber cita con las urnas antes de que haya sentencia de los ERE?

No parece, en cualquier caso, que a Marín se le haya ‘calentado la boca’, pues es poco dado a ello y menos aún tratándose de un asunto tan sensible como la exigencia de dimisión de Díaz.

Gürtel y ERE

Las palabras del líder de Ciudadanos en rueda de prensa dejaban poco margen de duda sobre sus intenciones, pero sorprendían precisamente por equiparar la sentencia de la Gürtel –donde el PP ha sido condenado como beneficiario a título lucrativo y se considera probado que tenía un sistema institucionalizado de corrupción– con el caso de los ERE, donde no se juzga al Partido Socialista y donde los ex altos cargos que se sientan en el banquillo dimitieron de todos sus cargos, en gran medida precisamente por la presión de Ciudadanos, y fueron suspendidos de militancia.

“Si en Andalucía un tribunal condenara al PSOE por un caso de corrupción política”, ha advertido Marín, “Ciudadanos daría por agotada la legislatura y exigiría las dimisiones correspondientes", aunque “de momento, hay que esperar la decisión de los jueces".