La directora general del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Soledad Pérez, ha lamentado este martes que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, haya usado el "eufemismo" de 'violencia en el entorno familiar' para definir la "violencia de género, la violencia machista", ya que ello supone "un retroceso" en la lucha contra la misma.

Declaraciones preocupantes
En rueda de prensa, Pérez ha dicho que le preocupan "mucho las declaraciones de la ministra Mato" sobre el último caso de violencia de género, ocurrido este lunes en Roquetas de Mar (Almería), ya que "lo denominaba violencia en el ámbito familiar", lo cual, a juicio de la directora del IAM "es un paso atrás y un error, si es que no reconocemos que este asesinato es fruto de la violencia de género, de la violencia machista y lo dejamos en el eufemismo de la violencia familiar".

Violencia machista o de género
En este sentido, Pérez ha recordado que "nuestra Ley de Violencia de Género estatal y la Ley de Violencia andaluza, por cierto votada unánimemente por todo el Parlamento andaluz, habla de violencia de género, y no por casualidad, sino porque es una violencia machista, una violencia contra las mujeres, que se ejerce en el ámbito familiar o en el ámbito de las relaciones afectivas, eso sí es cierto, pero que se ejerce por el hecho de dominio del hombre sobre la mujer, de modo que renunciar al término de violencia de género o de violencia machista, supone en sí mismo ya un retroceso en las políticas (contra estos delitos) que espero que no se mantenga por parte del Gobierno de España".

"59 mujeres asesinadas"
En cuanto a la mujer de 33 años asesinada este lunes en Roquetas de Mar por disparos de escopeta efectuados supuestamente por su pareja, un hombre de 71 años, Pérez ha destacado que, con este nuevo caso, en España "el año está terminado con 59 mujeres asesinadas, que no muertas" o, si se prefiere, "muertas fruto de la violencia machista, de la violencia de género", con lo que, "si terminarámos el año con estos datos, volveríamos al nivel de cuatro años atrás", lo que implica un descenso en el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, a lo que se suma que "las denuncias siguen subiendo, lo que significa que el nivel de protección es mayor y que el nivel de conocimiento sobre los recursos es también mayor".

La fallecida recibió terapia
Respecto a este último caso, Pérez ha destacado que, aunque "es verdad que (la víctima) no había denunciado" por malos tratos previamente a su pareja, con la que tuvo un hijo en común, ahora de siete años, también "es cierto que había ido al Centro de Información a la Mujer de su municipio y había recibido terapia grupal psicológica porque quería romper la relación con su pareja", pero igualmente "es cierto que era inmigrante y que tenía un hijo menor, es decir, todo el contexto que supone la violencia de género, que es un fenómeno muy complejo".

Se ha reducido el número de asesinadas
Volviendo a los datos sobre la violencia de género de este año, la directora del IAM, si bien considera positivo que se reduzca el número de mujeres asesinadas y que se denuncie más, por lo que ello conlleva de concienciación de las mujeres sobre este tema, ha lamentado que, en contraposición, "hay un porcentaje mayor de absoluciones" de hombres juzgados por violencia de género, "en muchos de los casos por falta de pruebas", lo que ha llevado a Pérez a la conclusión de que "va a ser necesario seguir las indicaciones del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y cambiar la Ley de Enjuiciamiento Criminal o alguna de las normas que obligan a la mujer víctima a poner la propia denuncia y a ratificarla a lo largo del juicio".