La Asociación Unificada de Guardia Civiles (AUGC), que agrupa a más de 31.000 agentes en toda España y 1.200 en la provincia, mantiene una posición crítica con la política de gasto que “está llevando a cabo el jefe de la Guardia Civil en Cádiz”, al tiempo que expresa su “malestar y disconformidad con cualquiere de los actos que en la capital y en otros acuartelamientos se van a celebrar” con motivo de la festividad en honor a su Patrona.

Gastos de "dudoso acierto"
Según publica el periódico "Viva Cádiz",  la AUGC, asociación a la que pertenecen 2 de cada 3 agentes de la provincia, señala que “con la que está cayendo, los responsables de la Comandancia de Cádiz no dejan de gastar en conceptos de dudoso acierto”. Para este colectivo “no basta que, como funcionarios, los guardias civiles hayan visto reducidos sus ingresos, o que el impagode productividades a determinados agentes los convierta en la práctica en ‘mileuristas’, o que los guardias civiles para poder cobrar una mísera dieta por asistir a un juicio, estén obligados a compartir su propio vehículo, o que existan acuartelamientos apuntalados y otros cerrados por presentar condiciones ruinosas y lamentables”

90.000 euro para un bar de oficiales
Y es que “mientras todo esto ocurre, nuestro jefe se gasta hasta 90.000 euros en construirse un bar de oficiales en la Comandancia de Cádiz”. Según la AUGC, al bar de oficiales “lo llaman, ‘Sala de Recepción de Autoridades’, tan necesaria y fundamental en estos tiempos que incluso ha contado con ayuda de otras administraciones para recaudar los fondos necesarios”.

Area de Atención al Inmigrante
Para colmo, este bar “se construye en la que fuera llamada Área de Atención al Inmigrante, que ahora desaparece, después de ser objeto también hace unos cuantos años de fondos públicos”. Desde la AUGC de Cádiz recuerdan que “el Cuartel de Olvera va a cumplir cuatro años apuntalado”, mientras que “el Cuartel de Paterna se encuentra cerrado debido a su mal estado y en las poblaciones de Bornos y Espera, la Guardia Civil sólo atiende a los vecinos una hora al día, dejando a sus más de 10.000 habitantes con la obligación de desplazarse fuera para interponer denuncias”.

Bar privado
Sin embargo, para la AUGC “en lugar de subsanar estas situaciones que afectan a los ciudadanos, la jefatura construye un bar privado donde poder tomar refrigerios sin tener que mezclarse con el resto de agentes, que para eso son de más baja clase y de seguro huelen peor”. Eso sí, la AUGC no ha sido invitada a los actos del Día del Pilar, a pesar de ser la asociación con mayor número de miembros no sólo en la provincia, sino en el resto de España. Claro que este tipo de denuncias no caen muy bien entre los mandos...