La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha augurado en el Parlamento andaluz "una vida muy corta" a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), y ha señalado que el Gobierno andaluz la recurrirá ante el Tribunal Constitucional (TC) y aplicará medidas para minimizar su impacto en el sistema educativo público andaluz.

"Ha salido adelante con el apoyo de un único partido"
Díaz ha resaltado que la Lomce ha salido adelante "sólo con el apoyo de un único partido" y "supone bastante inestabilidad para el sistema educativo". "La Lomce suprime una asignatura como Educación para la Ciudadanía y avala la educación diferenciada, lo que no son más que operaciones ideológicas. Además, deja en el camino a chicos y chicas desde edades muy tempranas e introduce hasta tres reválidas cuando este sistema ya estaba más que superado en Europa", ha detallado la presidenta andaluza.

Vulnera el Estatuto de Autonomía
Desde el Gobierno andaluz se entiende que la nueva ley vulnera el artículo 21 del Estatuto de Autonomía de Andalucía, rompe con la igualdad de oportunidades, segrega a los alumnos desde edad temprana y, por tanto, no favorece la mejora de la calidad educativa ni la equidad. Ante esto, Susana Díaz ha sido tajante a la hora de afirmar que "Andalucía se va a defender de la Lomce desde el marco de la ley y la responsabilidad, con nuestro Estatuto de Autonomía en la mano".

Un modelo educativo en Andalucía que es la alternativa
En este sentido, la presidenta andaluza ha explicado en el Parlamento que "Andalucía tiene un modelo educativo diferente que es la mejor alternativa a la Lomce", una ley que, según ha enfatizado, "es la más ideológica planteada por el Gobierno central".

El Ejecutivo aplicará cuantas medidas juzgue oportunas
Y ha añadido que, aparte del recurso ante el TC, el Ejecutivo andaluz aplicará cuantas medidas juzgue oportunas para minimizar el impacto de la Lomce. Así, Díaz ha anunciado la puesta en marcha de medidas paliativas tales como compensar el currículo básico a través de una educación más humanista que incluirá Educación para la Ciudadanía y Educación Ética y Cívica, y mantener el refuerzo educativo a edades tempranas.

Centros de educación diferenciada
De igual modo, en Andalucía los centros educativos intervendrán en el diseño de pruebas de evaluación, siendo el profesorado de la función pública el que aplique y califique las pruebas de evaluación final en centros públicos -que no se harán públicas para evitar ranking de colegios-. Y en cuanto a los centros de educación diferenciada, la presidenta andaluz ha reiterado la negativa del Gobierno andaluz a mantener estos conciertos: "No se van a sostener con fondos públicos los centros que segreguen por sexo", ha sentenciado.

Se vislumbra un futuro con esperanza
La presidenta de la Junta ha reconocido que el sistema educativo público andaluz tiene "problemas", pero ha destacado su eficiencia y equidad, "porque no deja a nadie atrás"; y, sobre todo, su evolución, mayor que la experimentada en otras comunidades autónomas. En este sentido, tras reconocer que "Andalucía venía desde mucho más lejos que otras regiones, los últimos datos del informe PISA nos permiten vislumbrar el futuro con esperanza".

No a recortar derechos civiles
Susana Díaz también se ha referido a las iniciativas legislativas puestas en marcha por el Gobierno central y que afectan tanto a la seguridad ciudadana como a la privada. "Al Gobierno andaluz le preocupa la deriva autoritaria de estos proyectos", que alumbran un previsible "retroceso democrático", ha manifestado.

Oposición con dureza a cualquier retroceso en la libertad de los ciudadanos
En consecuencia, la presidenta de la Junta ha apostillado que "Andalucía se opondrá con dureza a cualquier retroceso en la libertad de los ciudadanos", actuando en consonancia "con nuestras señas de identidad y en defensa de nuestro Estatuto de Autonomía". En este sentido, ha anunciado, llegado el caso, que se adoptarán las decisiones políticas precisas "para minimizar los recortes en derechos civiles" que patrocina el Gobierno de España.

Política de austericidio que hace que los ciudadanos se rebelen
"Esta política de austericidio es la que hace que los ciudadanos se rebelen", ha alertado Díaz, quien ha reclamado una política más "sensible y que tienda la mano al diálogo en vez de reprimir el derecho a manifestarse". De igual forma, tampoco le parece acertado "privatizar la seguridad pública", lo que sólo traerá beneficios para determinadas empresas.