Se llamaba Marcos Garrido Beltrán, era natural de Rota y tenía solo 14 años. Murió ayer por la tarde en el Hospital de Jerez tras sufrir un accidente en el Circuito de Jerez, en una carrera del Campeonato de Andalucía de Motociclismo.

Marcos se cayó en una curva y la moto que iba detrás de él le pasó por encima. Aunque fue de inmediato trasladado por una ambulancia al hospital, nada pudieron hacer los médicos por su vida.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lamentado su muerte: "Catorce años no es edad para morir", ha dicho en su cuenta de Twitter.

Igualmente, el presidente de la Junta de Andalucia, Juanma Moreno, ha lamentado el fallecimiento y ha trasladado "todo su apoyo y condolencias" a familiares y amigos en "estos momentos tan difíciles".