En su edición de ayer, me obsequiaba ABC de Sevilla con la presencia en su sección ‘Tuit, tuit, tuit’. Un gran honor con lo caro que se cotiza el centímetro cuadrado de papel impreso. Recuperaba el periódico una de mis entradas del jueves pasado en Twitter al calor del animado debate político sobre la celebración de la Copa Davis en Sevilla. En concreto, escribía en mi timeline: “¿Qué intereses extraños tienen los dirigentes andaluces del PP con la Federación de Tenis? ¿Por qué sólo ellos piden la Davis? “. Ya estos interrogantes merecieron una entretenida charla tuitera con el director del diario, Álvaro Ybarra (@aybarrapacheco), que se prolongó el viernes con dos de sus redactores, Alberto García Reyes (@AlbertoGReyes) y Eduardo Barba (@edubarbaramos).

En la publicación dominical, ABC me acusa de sugerir sin pruebas una delirante conexión del Partido Popular con la Federación Española de Tenis (FET). Son de dominio público las relaciones familiares o del ámbito amistoso íntimo de la familia de Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, con un alto cargo federativo, tanto que la Federación Valenciana de Tenis anuncia un recurso ante los tribunales y uno de los argumentos a los que recurre son estos lazos de amistad y parentesco.

El mismo día en que ABC hablaba de “conexión delirante”, otro rotativo, en concreto Diario de Sevilla, publicaba una foto en su página dos, en la sección ‘El objetivo indiscreto’, del presidente de la FET, José Luis Escañuela, posando con Javier Arenas y Zoido después de que éste último oficiara la boda civil del alto dirigente deportivo. Cuenta el periódico que al enlace estaban invitados “altísimos cargos del PP” y prosigue relatando “la foto de Zoido y Escañuela con Nadal en Bruselas, el sombrero en Roland Garros (¿invitado por la FET?)…”. En cambio, ABC sostenía que Escañuela es “poco sospechoso de vínculos con el PP”. Las hemerotecas desmienten esta afirmación. ¿Siguen pensando que es tan delirante la conexión?