Más de 100.000 mujeres que son atendidas diariamente en los centros municipales de información de la mujer de Andalucía quedarán desasistidas si se aprueba el proyecto de Reforma Local del Gobierno del PP, que prohíbe a los ayuntamientos colaborar con la administración autonómica en políticas de igualdad, así lo ha afirmado el secretario de Política Municipal del PSOE de Andalucía, Francisco Conejo.

En peligro de extinción
Según el dirigente del PSOE de Andalucía, a día de hoy, los 169 centros de información a la mujer de la comunidad autónoma, que tiene entre sus funciones la atención gratuita a las víctimas de violencia de género, están en peligro de extinción si se aprueba la Reforma Local del PP: “Si el Gobierno de España elimina las políticas de igualdad de los ayuntamientos, 500 trabajadoras de estos centros de atención a la mujer van a perder su empleo”, ha agregado. En su opinión, se trata de una medida que cuestiona todos los avances logrados durante décadas en el ámbito de las políticas de igualdad. Conejo ha criticado la “insensibilidad del Gobierno del PP” con las mujeres víctimas de violencia de género y con unas políticas tan fundamentales como las de igualdad.

Que la retire inmediatamente
El secretario de Política Municipal del PSOE andaluz ha vuelto a expresar el rechazo de su partido al proyecto de reforma local del PP y ha defendido que los ayuntamientos andaluces “sigan teniendo competencias en materia de igualdad, que puedan colaborar con el Gobierno de España y especialmente, de la Junta de Andalucía para implementar las políticas de igualdad en cada uno de los municipios de la comunidad autónoma”. Por ello, ha agregado, el PSOE de Andalucía va a plantearle al Gobierno central que retire inmediatamente el proyecto de reforma local “por el impacto que supone esta reforma para los ciudadanos y ciudadanas de Andalucía”.

El PSOE dice "no"
El representante socialista ha recalcado que la reforma pretende tres objetivos: desmantelar servicios, privatizar los servicios que prestan los municipios y despedir de forma masiva a trabajadores de la administración local, por lo que, según ha explicado, el PSOE dice “no” a un proyecto que no beneficia a los ciudadanos y que “perjudica gravemente la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas”.

"Actitud de imposición"
El representante socialista ha censurado lo ocurrido ayer en el Congreso de los Diputados, durante el trámite parlamentario del proyecto de ley de reforma local. En este sentido, ha criticado que la Comisión de Hacienda y Administración Pública vetara la comparecencia en el Congreso de 50 entidades para explicar su opinión sobre la reforma local, a propuesta del PSOE. “Nos parece una vez más una actitud de imposición con respecto a la reforma local, el PP no quiere abrir una vía de diálogo, no quiere consensuar esta reforma con nadie, ni con partidos políticos ni con entidades públicas”, ha afirmado.