Victoria ecologista por todo lo alto. Los directivos de Cobre Las Cruces Françoise Fleury, William Thomas y Paz Cosmen han sido condenados a multas por valor de 6.750 euros en cada uno de los casos y un año de cárcel como autores de un delito contra el medio ambiente y otro de daños al dominio público, por la contaminación y la detracción no autorizada de agua. La Fiscalía solicitaba un total de cinco años y medio de cárcel, pero los procesados han admitido su culpa y han pactado las nuevas penas con el Ministerio Público y la acusación particular representada por Ecologistas en Acción. En noviembre de 2013 la Audiencia confirmaba la imputación de los tres ejecutivos por la construcción ilegal de balsas con aguas contaminadas, detracción ilegal de aguas subterráneas y contaminación con arsénico del acuífero Gerena-Posadas, que llevó incluso a la Administración a clausurar la mina en 2008. "El tipo delictivo se consuma con la creación del riesgo (...), pues se trata de un delito de peligro concreto que no precisa para su consumación la producción de un perjuicio determinado y específico”, sostenía el auto, que rechazaba el recurso presentado por los directivos. El plan que la empresa presentó posteriormente para corregir el sistema, que resultó también fallido, fue denunciado por los ecologistas en 2009 y considerado ilegal por el Defensor del Pueblo Andaluz. PROLIJAS PRUEBAS La denuncia de Ecologistas en Acción, ahora respaldada en sentencia firme, era contundente: "En las prolijas pruebas realizadas por el juzgado ha quedado demostrado que el Plan Global es nulo de pleno Derecho porque incumple la Ley de Aguas y las leyes ambientales vigentes. Igualmente ha quedado demostrado, mediante informes técnicos incorporados como pruebas, que el modelo hidrogeológico de Cobre Las Cruces hace aguas, nunca mejor dicho, por todos lados y que los datos reales de flujo de aguas subterráneas desmienten sistemáticamente a los datos obtenidos por el modelo. Es decir, Cobre Las Cruces juega constantemente a la ruleta rusa con el acuífero Gerena-Posadas, con permisividad de las autoridades competentes". El procedimiento judicial se remonta a 2008 y parte de una querella de la Fiscalía de Medio Ambiente y Patrimonio Histórico, a raíz de los expedientes sancionadores previamente incoados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) contra Cobre Las Cruces, por la detracción no autorizada de 75.000 metros cúbicos de agua del acuífero Niebla-Posadas, la práctica de 20 sondeos no autorizados y el vertido de arsénico y otras sustancias contaminantes a este cauce hídrico explotado por la empresa minera, mediante una autorización de la CHG. La Fiscalía señalaba que "la dinámica de la empresa" Cobre Las Cruces, --entonces filial de la multinacional 'Inmet Mining' y ahora perteneciente a 'First Quantum'--, fue el "incumplimiento" de la autorización concedida para el aprovechamiento del acuífero, mencionando entre otras cosas aspectos como "sondeos sin preceptiva autorización", extracciones de agua cuya acta de reconocimiento carecía de aprobación, una "detracción ilegal" de aguas y "concentraciones de arsénico" en el caudal del acuífero. 6.750 EUROS DE MULTA POR CABEZA Finalmente, la Fiscalía ha reducido sus peticiones de cinco años y medio de cárcel y multas por valor de 11.700 euros para cada uno de los tres acusados, a un año de cárcel, una multa de 2.700 euros y una inhabilitación de un año para el ejercicio de la profesión, por el delito contra el medio ambiente, porque en cuanto al delito de daños al dominio público recocido por los ya condenados, ha rebajado su petición a tres meses de prisión sustituible por una multa de 2.700 euros y una multa más de 1.350 euros. Todo ello, suspendiendo además la ejecución de la pena de cárcel siempre y cuando los condenados no delincan en un plazo de dos años. Los tres acusados, así, han aceptado estas penas, que en la práctica se reducen a multas de 6.750 euros por cabeza, toda vez que la propia compañía Cobre Las Cruces tiene la obligación de responder directa y solidariamente de tales sanciones.