Hasta hace apenas unos meses ni siquiera se esperaba su visita; desde hace solo unas semanas están llamando a la puerta del Parlamento al asomarse con claridad en todas las encuestas; y en los últimos días parece que van a lograr algo más que una presencia testimonial en la Cámara del Hospital de las Cinco Llagas. Se llaman Ciudadanos y están pisando fuerte. Este domingo su líder, Albert Rivera, ha desembarcado en Sevilla para presentar su campaña, donde la palabra 'cambio' es el concepto estelar. La última encuesta, publicada este domingo y firmada por Metroscopia para el diario El País, les otorga una proyección de voto del 11 por ciento y nada menos que una horquilla de entre 8 y 12 diputados, con lo cual no solo le arrebataría la cuarta plaza que otros sondeos asignan a Izquierda Unida sino que podría incluso hasta pisarle los talones a Podemos, que tendrá que compartir con el partido de Rivera el atractivo marchamo electoral de partido emergente. PESCANDO EN AGUAS DEL PP ¿De dónde provienen los apoyos a un partido hasta hace muy poco tiempo circunscrito política y territorialmente a Cataluña, donde ha liderado el bloque unionista con un discurso moderno y muy alejado de los corsés patriotas del PP? Los datos de las encuestas andaluces indicarían que C's está pescando sobre todo en las aguas del Partido Popular, aunque también en las del Partido Socialista si bien en menor grado y puede que hasta en las de Podemos. El propio presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha tomado nota de la presencia y las expectativas de Ciudadanos y del riesgo que ello puede suponer para la derecha andaluza. En el mitin de este domingo en Sevilla hacía un llamamiento al voto útil que ha sido interpretado como un intento de frenar a Rivera y los suyos. El discurso y las propuestas de Ciudadanos tienen un cierto aires de familia con el regeneracionismo tranquilo del CDS de Adolfo Suárez, que durante algunos años pareció convertirse en el ansiado partido bisagra con capacidad para pactar con naturalidad tanto con el PP como con el PSOE. Hasta no hace mucho, ese espacio pareció haberlo conquistado Rosa Díez con UPyD, pero sus expectativas se han diluido súbitamente como un azucarillo. EL CAMBIO SENSATO El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, asegura que cuanto "más cerca esté su partido "menos posibilidades" existen del "pacto por la decadencia" del PP y el PSOE en Andalucía, donde el próximo 22 de marzo "llegará el cambio sensato" que propone Ciudadanos, un partido que "no tiene un proyecto contra nadie, sino un proyecto para todos".  Pero, añade, "quien quiera que todo siga igual como hasta ahora, no estará con nosotros. Somos el partido propuesta, no protesta", informa Europa Press. Mientras, el candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía de Ciudadanos, Juan Marín, afirmaba que viene "a cambiar las instituciones" y plantea "limitar a dos mandatos" las legislaturas del presidente de la Junta de Andalucía y de todos los cargos y consejeros para que "no se instauren regímenes políticos que duren 35 años y lleven al fracaso a esta tierra", toda vez que propone "promover un modelo que incentive la contratación y no el despido". Así de rotundo se mostraba Rivera durante el acto de presentación de la campaña 'El Cambio' para las elecciones andaluzas, en el que ha estado acompañado por el candidato a la presidencia, Juan Marín, y el resto de cabezas de lista por cada una de las provincias. El acto, en el que también se ha presentado el spot electoral, se ha celebrado ante un aforo repleto con alrededor de 1.500 personas. "España huye de los bandos", asegura Rivera, que apunta que "pactarán con quien haga falta para cambiar la ley electoral, para despolitizar la justicia o para echar a los corruptos de nuestras instituciones", al tiempo que asegura que este país "necesita estadistas y no partidistas", y por eso Ciudadanos "sube en las encuestas, porque no tiene un proyecto contra nadie, sino un proyecto para todos los que se quieran sumar". CONTRA EL MODELO SUBSIDIARIO Así, Rivera ha destacado que Ciudadanos es el partido "del equilibrio", asegura, que "es no dejar nadie a la cuneta y saber lo que es justicia social; tener un modelo económico productivo y no subsidiario; o ayudar a quien se juega su patrimonio para crear empleo", porque los andaluces "no piden limosna sino empleo, no piden subvenciones para montar una empresa, sino que no les cueste tanto montarla, no piden trato de favores o amiguismo", piden que la Administración pública "no sea un obstáculo sino una ayuda para realizar sus sueños". Además, Rivera asegura que su propuesta es que la formación de la gente que está en el paro vuelva a la libertad de los ciudadanos de escoger dónde y cómo se forman, es decir, "quitarle el monopolio de la formación y subvenciones a los sindicatos y la patronal", porque "no se puede sacar pecho teniendo un 30% del paro en Andalucía", y frente a esto "el gran objetivo aquí ha sido repartir subvenciones a sindicatos y patronales para que muchas veces los cursos no sean reales o efectivos". "Es necesario cabrearse y manifestarse, pero a la vez hay que proponer", asegura, al tiempo que destaca que el objetivo de C's "es cambiar las reglas del juego para que nadie pueda poner a los suyos" y que en Andalucía "lo que ya está en la calle es lo que hace falta que llegue a las instituciones", por lo que "damos las gracias a Susana Díaz por haber adelantado las elecciones, porque eso va a permitir que el cambio empiece por Andalucía". ¿FLEXIBLES? QUE LO SEAN ELLOS "El otro día me preguntaban si íbamos a ser flexibles para pactar con PSOE, con PP o con Podemos, pero lo que hay que preguntarse es si PP y PSOE serán suficientemente humildes y flexibles para decir hemos hecho esto mal o teníais razón, hay que hacer un cambio", y "quien quiera seguir para que todo siga igual, tendrá a Ciudadanos como adversario en la siguiente legislatura". Al respecto, Rivera asegura que ni Rajoy ni Sánchez les llaman porque "saben que los que les vamos a pedir no les va a gustar" y dice que algunos "no les llaman y van a intentar pactar la decadencia". "Aquí en Andalucía se está hablando de que a lo mejor PP y PSOE pactan para que todo siga igual", y "van a seguir haciendo lo mismo, van a pactar para taparse las corruptelas, no cambiar el modelo económico productivo, o no reformar las instituciones democráticas" Pero, concluye Rivera, "lo que necesita este país y Andalucía  es ese cambio, esa entrada de gente nueva, sin mochila, sin miedo, sin complejos, por lo que "aún estamos a tiempo de evitar ese pacto" porque cuanto "más cerca esté Ciudadanos, menos posibilidades de ese pacto por la decadencia, más difícil que sumen PP y PSOE". Pero añade que si intentan pactar eso, "estarán en la oposición preparando el Gobierno de la siguiente legislatura.