El expresidente andaluz Manuel Chaves ha asegurado este miércoles que no tiene estrategia de defensa frente al auto de la juez Mercedes Alaya porque ni está imputado ni se ha pedido su imputación. "No tengo estrategia procesal, entre otras cosas no tengo ni abogado ni lo voy a tener", ha dicho en una rueda de prensa en el Congreso.

Ha descartado querellarse contra la juez
En esa línea, Chaves ha descartado querellarse por prevaricación contra la juez instructora del caso de los ERE, a pesar de que ha avisado de que si hubiese indicios contra él, que es aforado, y la juez no envía el caso al Tribunal Supremo, estaría incurriendo en este delito. El exministro de Política Territorial cree que, "objetivamente", el auto ha tenido "efectos políticos y mediáticos" pero no ha querido "acusar" ni decir que esos efectos hayan sido "buscados". Eso sí, cree que en el texto se usa "arteramente" la palabra imputado y que eso ha permitido cierta "manipulación".

"Está claro que no hay imputación"
El auto de la juez Alaya comunica procedimiento contra él "en calidad de imputado" y coloca en idéntica situación a su sucesor en la Junta, José Antonio Griñán, y a cinco exconsejeros andaluces, todos ellos aforados. Según Chaves, tras estudiar el auto está claro que "no hay imputación" para ninguno de ellos, ni nada para pedir su imputación.

"Si la juez no lo envía habiendo indicios estaría prevaricando"
Y tampoco hay "ningún indicio individualizado contra ninguno de los citados" y por eso la juez no puede remitir el caso al Supremo. "Si hubiera alguna incriminación individualizada, si la juez no lo envía estaría prevaricando", ha dicho. "No hay imputación, no hay petición de imputación, no hay indicios y no hay remisión de la causa al Supremo", ha manifestado.