El consejo regional de la federación de servicios públicos de UGT-Andalucía ha acordado presentar a Carmen Castilla, secretaria de políticas sociales e igualdad de UGT-A, como candidata para cubrir la secretaría general del sindicato en el comité que se celebrará mañana.

Es el "perfil adecuado"
Según ha informado en un comunicado, la federación de servicios públicos -la más numerosa en afiliados y con más peso en delegados- entiende que Carmen Castilla es el "perfil adecuado" y que su candidatura ayuda a "lograr un consenso" en el comité extraordinario de UGT Andalucía. El nombramiento de un nuevo secretario general -ahora está en funciones el responsable de Organización, Manuel Ferrer, tras la dimisión en noviembre pasado de Francisco Fernández Sevilla por supuestas irregularidades en la gestión- necesita el apoyo de dos tercios de los 120 miembros del comité.

En caso de que el candidato a la secretaría general no obtuviera el respaldo necesario, se constituiría una gestora, que en el plazo de unos meses tendría que convocar un congreso extraordinario.

Se baraja la salida de la ejecutiva de otros dos miembros
En declaraciones a Efe, el secretario general de la FSP de UGT-A, Antonio Tirado, ha confiado en que la candidatura de Castilla cuente con el apoyo necesario, y ha avanzado que también se baraja la salida de la ejecutiva de los dos miembros que se mantenían de la anterior etapa de Manuel Pastrana al frente de UGT-A: José Carlos Mestre, secretario institucional y de coordinación de área externa, y Josefa Castillejo, secretaria de empleo y formación.

Ejecutiva totalmente renovada con personas que no han estado en tareas de responsabilidad
Por tanto, en el comité de mañana la ejecutiva quedaría completamente renovada con personas que no han estado en tareas de responsabilidad en los anteriores mandatos de Pastrana, que son los que están sometidos a investigación judicial por supuesto desvío de fondos de formación a gastos corrientes y otros fines.

Regeneración y cambio en la dirección de UGT-A
De esta forma, según Antonio Tirado, se produce una regeneración y un cambio en la dirección de UGT-Andalucía y, además, se cierra la etapa de vacío de poder tras la dimisión de Fernández Sevilla. Según otras fuentes consultadas por Efe, hasta ayer no había una postura consensuada de los delegados tras las reuniones mantenidas en las últimas semanas entre la ejecutiva y los responsables de las federaciones y de las uniones para dar salida a la crisis interna de UGT tras la dimisión del secretario general en noviembre pasado.