Una madre maliense con su pequeño en brazos. Una mujer que viene de recoger agua de un pozo. Una niña refugiada. Estas son las siluetas que han sustituido a la emblemática mujer andaluza en 200.000 botellas de aceite que Carbonell ha puesto a la venta en los supermercados de España. La marca donará a la organización Acción contra el Hambre una parte de los beneficios de las botellas transformadas, según ha informado la ONG.

El acuerdo

“Las botellas de aceite son un elemento indispensable en las distribuciones alimentarias a las familias amenazadas por el hambre en los países en los que trabajamos. La alianza con Carbonell nos permite afianzar este vínculo, y es un lujo poder hacerlo desde su emblemática mujer andaluza. La hemos convertido en símbolo de solidaridad transformándola durante unos días en otras mujeres del mundo que luchan contra el hambre a diario”, explicaba Carmen Gayo, directora de Comunicación y Fundraising de Acción contra el Hambre, con motivo de la presentación de la iniciativa.

Francisco Rionda, director de marketing operacional de Deoleo comentaba por su parte: “Una marca tan relacionada con la cocina y la alimentación de las familias españolas, no podía dejar de trabajar en una colaboración de este calado. Teníamos que servir de altavoz para esta causa de Acción contra el Hambre a través de nuestra mejor embajadora: la mujer andaluza de nuestras botellas”.

Un acceso limitado

Según la nota difundida por la ONG, aunque las mujeres producen el 43% de los alimentos en el mundo tienen un acceso muy limitado a la tierra, el crédito, fertilizantes y otros recursos.

Se estima que con un acceso garantizado de la mujer a estos recursos se podrían reducir entre 100 y 150 millones de personas menos en inseguridad alimentaria. Hoy 815 millones de personas viven sub-alimentadas en el mundo.