El Partido Popular ha conseguido su objetivo político de hacer ruido con la corrupción andaluza en un escenario político nacional: el Senado. 

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha mantenido un duro enfrentamiento con el portavoz del PP en la comisión del Senado que investiga la financiación de los partidos, Luis Aznar, a cuenta de las preguntas sobre financiación del PSOE en Andalucía.

Díaz ha señalado durante su comparecencia en la Comisión que "no hay causa abierta sobre financiación ilegal" del PSOE de Andalucía, por lo que el hecho de que le hayan llamado a comparecer hoy en el Senado responde a un "acto preelectoral" de cara a las elecciones andaluzas que se celebrarán el 2 de diciembre.

El portavoz del PP en al comisión, Luis Aznar, ha comenzado preguntándole por su etapa en la que fue concejal del ayuntamiento de Sevilla para luego preguntarle por las sedes que comparte el PSOE con UGT en la comunidad andaluza y donde se realizaron, según ha señalado, cursos de formación. Así, ha recalcado que según la UCO, se dio un "triángulo defraudatorio" para desviar el dinero destinado desde la Junta para cursos de formación y ha tildado el hecho de "negociete", informa Europa Press.

Insidias

Díaz, que ha tildado la comparecencia de "extravagante" y que, según ha reiterado numerosas veces, Aznar lanza "insidias" e "infamias" en sus preguntas fruto de "la desesperación" del PP, ha puntualizado cada una de las intervenciones del portavoz del PP y además le ha afeado que hable de "tinglados, tramas de alquileres o negocietes". Si ve delito, le ha pedido que acuda a los tribunales, y si no, que evite esos comentarios, ha agregado.

La comparecencia, que ha tenido que parar a las dos horas para un receso, ha tenido un punto crítico cuando Aznar ha sacado sobre la mesa los puestos de trabajo de varios familiares de la presidenta de la Junta. Susana Díaz le ha recalcado en numerosas ocasiones que su familia ha tenido puestos humildes y ha ironizado sobre la sorpresa que eso pueda causar en el PP, porque "no comen con Villarejo ni llegan a casa en Jaguar".

Cuando compareció en el Parlamento andaluz en la comisión que investigaba los cursos de formación, Díaz ya admitió con humor que se había “casado con un tieso”, en alusión a que su marido había realizado o recibido cursos de formación.

Díaz ha indicado que comprende que Aznar busque su "minuto de gloria" a su costa "24 días antes de las elecciones", pero le ha pedido "rigor" y que dejase de lanzar "insidias" contra su persona, aunque ha asegurado que ella no va a "bajar la cabeza".

La llamada

De su lado, el senador del PP ha dicho que él no le está faltando el respeto y simplemente le está preguntado por una parte del diario de sesiones de los ERE donde un testigo aportó que cuando Díaz formaba parte del PSOE de Sevilla "hizo una llamada a la Consejería de Empleo cuando saltó el escándalo de Mercasevilla y acto seguido se empezaron a romper papeles". "No es algo que me esté inventando, es algo que consta en el sumario, no juzgue mis preguntas", ha añadido el senador.

Susana Díaz ha preguntado al senador del PP "si estaba afirmando que se han mandado destruir pruebas", porque eso sería una acusación "muy grave" que tendría que justificar. Al mismo tiempo, le ha exigido información sobre en qué parte del sumario se incluye dicho asunto porque la causa está "en vista oral", una vista donde el PP solicitó que Díaz comparecencia pero los tribunales "desecharon y descartaron" esa posibilidad porque "bajo ningún concepto estaba vinculada a la causa".

"Usted quiere vincularme y si hace ese tipo de afirmaciones tiene que aclarar el contexto y leer en qué parte del sumario aparece tal cosa", ha exigido la presidenta andaluza, quien ha remachado que es muy "grave" que se vierta esa acusación porque ella "no hizo esa llamada" y el proceso judicial al que se refiere todavía está abierto. Enzarzados en un debate, Aznar ha vuelto a constar alegando que la compareciente no es la que tiene que preguntar y él no está "acusando a nadie" sino que sólo está haciendo una pregunta.

"Yo no puedo preguntar a nadie, pero puedo hacer constar en el diario de sesiones que uno tiene que ser siempre responsable de las afirmaciones que hacer en la Cámara Alta", ha vuelto a responder Susana Díaz, al tiempo que ha recordado que en esta cámara se ha abierto un "debate político" sobre financiación ilegal de partidos y se la ha citado a pesar de que el PSOE "no está sometido a ninguna causa sobre financiación ilegal".

Los ERE

El representante del PP ha recordado que fue una comisión sobre la financiación ilegal de Mercasevilla "la que destapó el caso de los ERE", un caso que tiene que ver con el "reparto de 700 millones de euros" entre familiares de personas con responsabilidades. Cuando se destapó esto, según ha dicho, Díaz ya tenía responsabilidades dentro del PSOE. "¿Cuando fue concejal de Empleo en el Ayuntamiento de Sevilla tuvo alguna sospecha de que las ayudas no estaban llegando donde debían?", ha preguntado.

A esto, Díaz ha respondido que cuando el caso se comenzó a investigar ella "no era" concejal en Sevilla y, además, "nunca" tuvo competencias en materia de subvenciones porque entre sus responsabilidades estaban los recursos humanos, la formación para el empleo y la juventud. Las competencias en ayudas, ha dicho, "estaban en la Consejería de Economía". "No mantenía relaciones con el Gobierno porque no eran de mi competencia", ha dicho la presidenta de la Junta, quien ha afeado al senador popular su actitud "agria" al hacerle las preguntas.

Aznar ha insistido y ha repreguntado a Díaz sobre si conocía durante su etapa en el consistorio que las ayudas suponían un "agujero" en la gestión. Con las mismas, la presidenta autonómica ha reiterado que "nunca tuvo competencias en materia de ayudas" durante su etapa en el consistorio sevillano, una institución que "tampoco ha sido investigada".