Perplejos, asombrados y casi derrotados es como se sienten ahora numerosos dirigentes, cuadros y militantes del PP andaluz tras la segunda desautorización de Rajoy para que sean ellos quienes elijan a su candidato. Ayer noche había prevista una cena en Sevilla entre los ocho máximos responsables de provincias del partido y la propia Dolores de Cospedal. Iba  a ser la antesala a la reunión de hoy del máximo órgano del PP andaluz que convocará un congreso extraordinario para elegir al sucesor del interino permanente Zoido y a su vez designar al candidato que competirá en las elecciones autonómicas frente a Susana Díaz.

Una cena decisiva suspendida por Rajoy
Todo se vino abajo y se desconvocó la cena a pesar de que algún presidente provincial tenía incluso reservado el hotel en la capital hispalense. Una llamada de última hora desde Génova 13 convino a Juan Ignacio Zoido a que el cónclave con mesa y mantel en un conocido restaurante sevillano se anulara ¿Por qué? Desde fuentes cercanas informan a ELPLURAL.COM que con independencia de quien sea el candidato Madrid quiere, como siempre, tutelar el proceso a pesar que desde Sevilla se esfuerzan en decir que en esta ocasión no habrá dedazo impositor de Rajoy.

"Tras comerse los turrones" ahora los pestiños
Falso de toda falsedad si recordamos que prácticamente antes de Navidad estaba consensuado entre Zoido y De Cospedal que el número dos del PP andaluz, José Luis Sanz, sería el ungido, pero momentos antes de hacerse público, fue el propio Rajoy quien en la Junta Nacional dijo aquello de “Ahora no toca” y el candidato será después de “comerse los turrones”. Pues ya han pasado las Navidades, estamos en Febrero y el carajal de la sucesión sigue en vivo. Más bien podría comerse los pestiños semanasanteros de seguir aparcándose el proceso.

Pelea a cara de perro entre De Cospedal y Arenas
En buena parte esa es la razón pero tampoco es secundario el pulso que mantienen a cara de perro la Secretaria General, Dolores de Cospedal, y el siempre muñidor de intrigas Javier Arenas. Simplemente se trata de un pulso por el poder interno y el de Andalucía. Cospedal quiere que sea José Luis Sanz el candidato en acuerdo con Zoido y prácticamente seis provincias. En cambio Arenas, apoyado por el PP de Cádiz y el de Málaga apoyan otro candidato. No se sabe quien a las claras respaldan los arenistas pero que no sea el preferido de  Cospedal está más que claro. Rajoy ve que ese pulso puede generar una división interna en el PP andaluz así como una fractura en Génova 13 -Arenas es Vicesecretario Nacional- y lo quiere evitar dilatando como siempre hace con los problemas su solución.

Rajoy pospone elección de candidato hasta marzo
En todo caso hoy habrá comida entre los dirigentes provinciales y regionales acompañados de la manchega. Pero con una diferencia con la cena prevista anoche como es que no tendrá carácter decisorio para nominar candidato. Una desautorización en toda regla a Cospedal se diga lo que se diga y aunque desde Sevilla intentan salvarle la cara. La junta directiva regional se limitará a convocar un congreso extraordinario para el mes próximo pero no hablará para nada de candidato.

Ningún ministro andaluz en las quinielas
Eso hace que la figura de José Luis Sanz se vaya quemando y que puedan surgir nuevas propuestas en las que parece que no figuraría ningún ministro andaluz como Cañete, Báñez o Montoro. Ni quieren ni parece que serían buenos carteles electorales. En este escenario gana margen de maniobra Javier Arenas y pierde poder Cospedal. Así las cosas todavía aparece Sanz como el más fuerte en las quinielas pero pendiente del dedo de Rajoy y de las conspiraciones internas que proseguirán hasta Marzo.

Un sueño, ganar en Andalucía, que pasa a ser pesadilla
Mientras tanto en el PP andaluz se vive un caos diario por la orfandad de liderato, la fortaleza y el crecimiento diario de Susana Díaz y el hecho de que las encuestas en Andalucía traducen esa situación en pérdida de votos. De hecho si las elecciones se convocasen hoy el PP pasaría a ser la segunda fuerza política al ser superado en seis escaños como mínimo por los socialistas, IU crecería en número de diputados y el sueño de ganar por fin unas elecciones andaluzas se difumaría por más tiempo. Un sueño que el propio PP está convirtiendo en pesadilla.

Desde el PSOE ven hachas levantadas y el "morir matando" de Arenas
Toda esta trifulca, a pesar de las palabras de respeto institucional y de no injerencia que los socialistas proclaman, está viéndose con júbilo desde el frente socialista. Hace tan solo unas horas el portavoz parlamentario socialista, Mario Jiménez, ha afirmado que "Arenas está dispuesto a morir matando y que ha desenterrado el hacha de guerra". Con ironía también ha afirmado que "Cospedal está haciendo el relevo en Andalucía en diferido y simulado". Una guerra y unas hachas levantadas que de no pararse pueden hacer que los heridos sean tanto de un lado del PP como del otro lado de la formación conservadora. Por si acaso hoy en el menú de la comida, avisa Jiménez, solo comerán sopa con hondas para evitar que no haya cuchillos... por si acaso.