Oficialmente lo que está ocurriendo no es relevante, pero tal vez la procesión va por dentro. Sobre todo la procesión socialista, desde donde se mira con cierta inquietud el acercamiento entre Ciudadanos y el PP de Andalucía. No es que los socialistas desconfíen del líder de Ciudadanos, Juan Marín, pero no están tan seguros en lo que se refiere a la dirección nacional del partido, que es quien parece estar detrás de la estrategia de dejarse querer por el PP. ¿El objetivo? Probablemente presionar a Susana Díaz para que a su vez presione a su partido para desbloquear la investidura de Mariano Rajoy. Ayer, el presidente del PP-A, Juanma Moreno, y el presidente y portavoz parlamentario de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, se dejaron ver en los pasillos del Parlamento, se reunieron luego durante tres cuartos de hora y acordaron que delegaciones de ambos partidos se reúnan formalmente el próximo miércoles, día 14 de septiembre. La delegación del PP la encabezará Moreno Bonilla; la de Ciudadanos todavía no se sabe si Juan Marín. ¿Y para qué esa reunión con tanta parafernalia? Ciudadanos lo explicaba así en un comunicado: “Plantear una serie de puntos que tengan que ver con medidas y propuestas que estas formaciones consideran de interés para la reactivación económica de Andalucía, así como el fortalecimiento de los servicios sociales en nuestra comunidad, especialmente en materia de sanidad y educación”. ¿Y eso qué significa exactamente? Los protagonistas no lo aclararon, aunque la formación morada insistía: “Ciudadanos Andalucía quiere poner también de manifiesto que estas conversaciones no tienen ninguna connotación relativa a cualquier pacto entre ambas formaciones políticas”. El líder del PP, al que se le ve encantado con ese acercamiento a C’s, fue sin embargo un poco más allá. La idea sería acordar iniciativas que puedan ser incluidas en los Presupuestos de la Junta para 2017, una posibilidad que sí pone nerviosos a los socialistas que dirige Díaz, cuyo único apoyo a la investidura fueron los 9 diputados de Ciudadanos. Moreno habló de hacer “fuerza común” entre C’s y el PP para arrancar concesiones políticas y presupuestarias al PSOE. En todo caso y sea cual sea el desenlace de los encuentros de ambas formaciones, para Moreno Bonilla ya es un éxito político el hecho mismo de haber iniciado estas conversaciones.