¿Son vasos comunicantes el pacto de Andalucía ente el PSOE y Ciudadanos y las negociaciones entre Pedro Sánchez y Albert Rivera en Madrid? El líder andaluz del partido naranja asegura rotundamente que no, pero al mismo tiempo introduce un palo en la rueda interna socialista: si la presidenta andaluza se fuera a Madrid para sustituir al secretario general –lo que podría suceder si Sánchez no logra ser presidente del Gobierno–, el pacto del Parlamento autonómico habría que renegociarlo de nuevo. C's no está dispuesto a regalar la valiosa carta andaluza en la compleja partida de geometría variable que se está jugando en estos momentos. El portavoz de Ciudadanos (C's) en Andalucía, Juan Marín, ha afirmado este jueves que las negociaciones nacionales para la posible conformación del Gobierno no afectan al acuerdo de investidura alcanzado con el PSOE en Andalucía, pero que en el "caso hipotético" de que Susana Díaz renunciara a la Presidencia de la Junta habría que "replantear" dicho acuerdo. UNA HIPÓTESIS LEJANA (POR AHORA) La hipótesis es, no obstante, todavía una hipótesis y, por el momento, bastante remota. Los contendientes en la batalla interna socialista se han dado una tregua. Los secretarios regionales, entre ellos Susana Díaz, han dado un paso atrás en su presión sobre Pedro Sánchez tras recibir este el encargo del Rey para formar Gobierno. Ahora bien, si Sánchez fracasa en las negociaciones para ser investido presidente y el Partido Socialista puede cumplir los plazos para celebrar su congreso federal en mayo, es muy probable que Susana Díaz compitiera por la secretaría general, aunque ese escenario parece a su vez poco probable ahora mismo ya que los plazos favorecen a Sanchez y su continuidad, siquiera provisional, al frente de Ferraz. El plazo para concurrir a las primarias socialistas que elegiría al secretario general, que sería ratificado más tarde en el congreso federal, se abre en el mes de abril, y en esas fechas todo puede seguir abierto en Madrid. En rueda de prensa, en la que ha estado acompañado por el secretario de Organización de Ciudadanos a nivel nacional, Fran Hervías, Marín ha explicado que si se diera ese caso, su formación se tendría que sentar con la persona que fuera a ocupar su lugar "porque el acuerdo lo firmamos para la investidura de Díaz y no de ningún otro miembro del PSOE-A". "A lo mejor un nuevo presidente decide otros acuerdos con otros partidos que no sean Ciudadanos", ha señalado el dirigente de Ciudadanos, quien ha sido tajante al ser preguntado sobre si las negociaciones nacionales podrían afectar al acuerdo de investidura firmado entre PSOE y Ciudadanos en Andalucía. "Absolutamente no", ha respondido. NINGUNA INSTRUCCIÓN Ha garantizado que ni Andalucía ni ninguna otra comunidad van a ser "moneda de cambio" en ningún proceso de negociación y ha destacado que hay una serie de acuerdos firmados hasta la fecha con el PSOE-A que posibilitaron la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta y la aprobación de los Presupuestos para 2016. "Esos acuerdos se están llevando a cabo en los tiempos marcados, por lo que seguirá la estabilidad y la serenidad a la hora de afrontar todos los retos que tienen los andaluces", ha señalado Marín, quien ha querido dejar claro que no han recibido "ninguna instrucción" por parte del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ni de la Ejecutiva nacional en relación a los acuerdos alcanzados con el PSOE-A. En este contexto, ha dicho que el partido en Andalucía sigue teniendo la "confianza" de la formación a nivel nacional. "Seguimos gestionando, y, por supuesto, poniendo en conocimiento de los máximos órganos del partido, como es nuestra obligación, cualquier novedad que pueda haber en los acuerdos o negociaciones que se lleven a cabo en Andalucía", ha manifestado Marín. NO A UN GOBIERNO QUE INCLUYA A PODEMOS En relación a las negociaciones nacionales, Fran Hervías ha señalado que España y los españoles tiene que estar por encima "de los colores y las siglas", y que su formación "va a tender la mano" para crear puentes entre PP y PSOE, "ya que se niegan a sentarse en una misma mesa". Tras asegurar que C's no quiere "sillas, ministerios ni vicepresidencias" y que no van a formar parte de ningún gobierno, ha garantizado que no van a facilitar un Ejecutivo que cuente con la presencia de Podemos, una formación que quiere "romper España" y con la que difieren en materia económica. "No queremos el modelo de Venezuela ni el de Grecia", ha apuntado el dirigente de C's, quien ha apostado por un "gran acuerdo" de los partidos constitucionalistas, en referencia a PP, PSOE y C's, y ha considerado una "prioridad" que la legislatura se inicie.