El expresidente de la Junta de Andalucía y militante socialista José Rodríguez Rodríguez de la Borbolla ha defendido la necesidad de "no mezclar lecturas de apoyos a dirigentes provinciales" del PSOE con la "elección libre" de delegados para el XXXVIII Congreso Federal del partido al hilo de las "múltiples noticias, declaraciones y contradeclaraciones" registradas durante los últimos días en relación con el congreso provincial extraordinario de Sevilla y ha dejado claro que "no conviene hacer llamamientos a rebato ni apelaciones a ningún desastre que sirvan para condicionar la libre voluntad de cada cual".

El Congreso Federal condicionado
En un comunicado, Rodríguez de la Borbolla explica que ya expuso el pasado miércoles ante la Agrupación Rosa Luxemburgo del PSOE de Sevilla que la preparación del Congreso Federal en Andalucía se está viendo "excesivamente condicionada por la proximidad" de las elecciones autonómicas del 25 de marzo cuando, a su juicio, "un acontecimiento no condiciona al otro".

No deben mezclarse apoyos a dirigentes
"Con toda seguridad, la gente en Andalucía votará a uno u otro partido con independencia de cuáles sean los resultados del 38 Congreso del PSOE, y ello tanto en lo relativo a las resoluciones políticas como en lo que se refiere a la elección de la Secretaría General del PSOE", indica el expresidente andaluz, que defiende que, en cualquier caso, "no deben mezclarse lecturas de apoyos a dirigentes provinciales o regionales con la elección libre de delegados para un Congreso Federal".

Elegir al Secretario General y a su equipo
En su opinión, "convendría tener claro que el Congreso Federal no va a elegir al candidato o candidata a las elecciones generales de dentro de cuatro años", sino que tiene "únicamente dos retos fundamentales: elegir al Secretario General y a su equipo, hasta el próximo Congreso, para hacer una labor seria de oposición y empezar a trabajar en la redefinición ideológica y estratégica del PSOE", ya que considera que "no estamos sólo ante una crisis económica brutal, sino ante una realidad mundial —económica, social y política— radicalmente distinta de aquella para la cual habían sido pensados nuestros programas y habían sido definidas nuestras estrategias".

Divergencia de opiniones
Junto a ello, subraya que "la posible divergencia de opiniones en cuanto a los contenidos del Congreso Federal, no supone, en ningún caso, un cuestionamiento de la actual dirección del PSOE-A". "En mi asamblea Local, por ejemplo, habiendo diferencia de opiniones en cuanto a la Secretaría General del PSOE, nadie expresó ninguna opinión sobre los dirigentes regionales. De la misma manera, y siendo cada militante de su padre y de su madre, todo el mundo daba por supuesto su apoyo al candidato del PSOE-A a la Presidencia de la Junta", José Antonio Griñán, recalca.

Ya la situación es suficientemente difícil
Por último, Rodríguez de la Borbolla señala —"y esto no lo dije en mi asamblea, porque allí todo el mundo votó lo que quiso"— que "no conviene hacer llamamientos a rebato ni apelaciones a ningún desastre que sirvan para condicionar la libre voluntad de cada cual". "La situación del PSOE es lo suficientemente difícil como para que la liemos más nosotros mismos", concluye.