Mayo de 2015. El proceso de adjudicación para la reapertura de la mina de Aznalcóllar queda paralizado cautelarmente en un proceso judicial. El motivo “supuestas irregularidades en la adjudicación del concurso público”. Dos meses después, los trámites para su continuación siguen paralizados tras conocerse el pasado 20 de febrero la empresa ganadora, Minorbis-Grupo México. El auto judicial abierto tras la denuncia presentada por una de las empresas concursantes, Emerita Resources España SLU, ha dejado a Aznalcóllar, pueblo minero de referencia en Andalucía, sumido en una profunda desesperanza, tal y como apunta a andalucesdiario.es su alcalde, Juan José Fernández Garrido.

“Mi lucha es la lucha del pueblo de Aznalcóllar, que cree que la reapertura de la mina es factible y tiene que hacerse ya”. Garrido es actualmente el alcalde de este pueblo sevillano, gobernado por Izquierda Unida. En Aznalcóllar ha nacido, crecido y en este municipio también comenzó a trabajar desde muy joven en la mina. “He estado siempre vinculado a la mina y estaba contratado por Boliden cuando ocurrió todo el desastre”

Su tierra minera se encuentra asfixiada por la falta de trabajo. “Tenemos que luchar por nuestras garantías y porque desastres como Boliden son un riesgo que ocurrió en una fecha y pueden volver a ocurrir. No pueden paralizarnos por esto”. Las propias autoridades han asegurado a Garrido que “es posible la reapertura de la mina de Alzanlcóllar y la reapertura de la minería metálica en Andalucía”.

Desde el gobierno andaluz han apoyado a los sindicatos y grupos de mineros para propiciar la reapertura de la mina. “Ahí supimos que teníamos una oportunidad y solo nos faltaban los inversores, ahora los tenemos y nos toca el problema del concurso. No podemos estar esperando durante meses un dueño ya porque Aznallcóllar necesita su mina y que sus mineros se pongan ya a trabajar”. “Lo suyo –reclama– es que se levante ya la suspensión cautelar y esperamos que la palabra del consejero Maldonado se cumpla para que se acelere cuanto antes el proceso”.

Garrido tiene muy claro que su pueblo "no puede esperar más porque se está muriendo literalmente de hambre”. El alcalde habla de los empresarios que han hecho inversiones para el negocio de la zona, pequeños empresarios que están aguantando casi sin cobrar y teniendo a los trabajadores en sus casas. Las cifras de paro ascienden, según apunta el alcalde, a 2.000 personas. “Registrados hay un 50% de parados. Después esta la otra parte que ya no tienen nada, ni paro, ni ayuda, ni plan Prepara y que dicen que no van a sellar porque ahora mismo no tienen ni dinero para coger el autobús”. En su mesa del consistorio tiene más de 400 vidas laborales y muchos de sus lugareños no paran de insistirle que “para qué van a ir a la oficina del paro si ya no tienen derecho a nada”.

Otro de los principales problemas que afecta a este pueblo minero es el paro de casi el 70% dela población joven entre los 18 y los 35 años. “Independiente de lo que haga la justicia, en Aznalcóllar van a empezar muy pronto las movilizaciones”. Garrido ha destacado “se ha previsto la concentración junto a Comisiones Obreras para exigir de forma urgente la apertura de la mina el próximo 3 de agosto”.

UNA SITUACIÓN LÍMITE

“Cada familia está haciendo malabarismos para llegar a final de mes”. Garrido señala que desde la alcaldía está cumpliendo una importante función social. “Cada lunes traemos camiones de alimentos con casi 5.000 kilos para las familias más necesitadas”. Además desde los servicios sociales ayudan a las familias a cubrir las facturas de agua y luz, al demostrar su importante necesidad de pago.

Francisco Carbonero, secretario general de CCOO Andalucía, apunta que “venimos exigiendo desde hace mucho tiempo la apertura de la mina de Aznalcóllar y de la actividad minera en la zona”. Ademas señala que “hay que aprovechar la coyuntura de los precios de los metales férreos que están tan arriba mientras los porcentajes de paro son altísimos; esta es una cuestiones de primer orden para Andalucía”.

Para Carbonero las expectativas que son ciertas, ya que hay mineral y hay también empresas que quieren explotar la faja pirítica, "y vemos la paralización de esos proyectos por actuaciones judiciales y por los intereses financieros de las empresas”. Por ello apunta que esta “situación tiene que terminar cuanto antes”.

Carbonero ha apuntado que la movilización será una de las fases más importante a llevar a cabo dentro de su sindicato. “Hay que luchar con los que más necesitan la mina que es el pueblo de Aznalcóllar.