Contundencia en el Gobierno andaluz ante las dudas y cuestionamientos territoriales en las negociaciones para un posible pacto de Gobierno. Mensaje dirigido sin duda a Podemos y su línea roja del referéndum catalán. Pero mensaje también para su propio partido y las relaciones con las fuerzas soberanistas. Ello se deriva del hecho de que el Consejo de Gobierno se haya declarado "vigilante" frente a los que pretenden "quebrar" el modelo territorial mediante una "voladura encubierta" de los cimientos que han favorecido la convivencia, la estabilidad y el desarrollo autonómico.

No a las autonomías de primera y segunda
"Andalucía se situará frente a quienes tengan la intención de querer quebrar el modelo territorial o crear dos divisiones de comunidades autónomas: de primera y de segunda", ha subrayado la Junta, que considera que este debate lo "cerró" el pueblo andaluz en el referéndum de 1980.


Declaración institucional
En una declaración institucional aprobada hoy por el Consejo de Gobierno con motivo del Día de Andalucía, que se conmemora el próximo domingo, el Ejecutivo regional asegura que esta comunidad ha "ganado" un papel de "centralidad" en el Estado de las Autonomías y aboga por "hacer frente a las tentaciones" de ruptura. 
"No celebramos un 28-F cualquiera; vivimos los mismos riesgos de entonces: el intento de hacer una España de dos velocidades, aunque agravado si cabe por el riesgo de ruptura", alerta la declaración institucional.

Defensa de la Constitución y el Estatuto
Según el Gobierno andaluz, la "reafirmación" de unos no puede ser a costa de otros, al tiempo que señala que hay un "límite claro" para hacer frente a esas "tentaciones" de quebrar la igualdad y de separar. 
"Tenemos que defender -continúa la declaración- la vigencia de los principios que inspiran la Constitución y nuestro Estatuto de Autonomía, dos textos que garantizan que los españoles tenemos los mismos derechos y obligaciones y nos advierten de que la diversidad no puede traducirse en privilegios económicos y sociales".

Voladura encubierta de los cimientos de la convivencia
Aunque considera "oportunas y necesarias" la revisión de la Constitución y la actualización del modelo territorial, el Gobierno andaluz insiste en que ello no puede significar "la voladura encubierta de los cimientos que han favorecido la convivencia, la estabilidad y la creación y desarrollo de un Estado autonómico".

"Y por encima de estas cuestiones es inaplazable la tarea que la crisis económica ha impuesto en la agenda de cualquier administración: el fortalecimiento del Estado del bienestar y la batalla para acabar con la brecha insoportable de la desigualdad", subraya la Junta.

En la declaración se asegura, por otra parte, que el 28 de febrero de 1980 representa un "hito histórico" que ha permitido la superación de una etapa "oscura" para avanzar hacia un periodo de convivencia y progreso.