Las encuestas que se han conocido en el "Día de Andalucía, aun dando por vencedor al Partido Popular andaluz en las próximas elecciones andaluzas del 25 de Marzo, han sembrado cierta inquietud en las filas populares pues ya no expresan los resultados anteriores de un auténtico paseo militar para Arenas.

Encuestas ajustadas
Con matices todos los sondeos recientes, incluso el del propio Partido Popular, dejan la mayoría absoluta de Arenas en el alero. En unas encuestas ésta se produce por pocos escaños y en otras no se alcanza aunque se acerca. Arenas, con la experiencia de comicios anteriores en las que los estudios demoscópicos le daban dias antes victorias claras, pero que después, el día de las urnas, se transformaban en derrotas, siente una profunda preocupación. Todo indica que el voto socialista comienza a recuperarse y que el PP o ha tocado techo o comienza a bajar.

PGE para después de las elecciones
Los recortes del Gobierno de Rajoy y la mala situación y perspectivas económicas no ayudan precisamante a generar oprtimismo en las filas populares andaluzas. De ahí que el propio Javier Arenas se haya esfozado, y conseguido al final, que Rajoy no presente los previsibles durísimos Presupuestos Generales del estado hasta cinco días después de las elecciones  autonomicas andaluzas y asturianas. 

Arenas pasa del triunfalismo a la moderación
 ha querido dejar claro que recibe estas encuestas "con muchísima humildad, sabiendo que no hay ganado absolutamente nada, y con mucha responsabilidad". "Las elecciones se pueden ganar, podemos gobernar en Andalucía, pero nada está resuelto y queda el dictámen sagrado de los andaluces el 25 de marzo", ha recalcado.