Según informa EL PAÍS, los nueve puntos de diferencia que el PP sacó al PSOE en las elecciones generales del 20-N (45,5% de los votos frente al 36,5%) habrían sido suficientes para que Javier Arenas ganara por mayoría absoluta las elecciones autonómicas. La distancia que prácticamente garantiza la mayoría absoluta en Andalucía está en torno a los 10 puntos, pero con la distribución del voto que hubo el pasado domingo, el PP habría conseguido superar los 55 escaños, que marca el umbral

PP, 58 diputados
Según los cálculos realizados por la profesora de Ciencia Política Carmen Ortega, directora del Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía, dependiente de la Universidad de Granada, la extrapolación de los resultados del pasado domingo a las elecciones andaluzas habría permitido al PP alcanzar los 58 diputados, 11 más de los que ahora tiene.

PSOE, 43 escaños e IU, 6 diputados
Los socialistas, que solo consiguieron ganar en la provincia de Sevilla el 20-N, pasarían de los 56 diputados actuales a tener 43, perdiendo representación en todas las provincias. Según los cálculos de Ortega, Izquierda Unida obtendría los mismos resultados que ya consiguió en las elecciones andaluzas de 2008, seis diputados.

UPyD, 2 escaños
La gran sorpresa sería la irrupción de Unión Progreso y Democracia (UPyD), la formación liderada por Rosa Díez, en el Parlamento andaluz. UPyD lograría dos parlamentarios (uno por Sevilla y otro por Málaga) tras pasar de tener 40.568 votos en 2008 a 207.517 el pasado domingo.