Sábado 11 de septiembre. Juzgados de Sevilla. 10 de la mañana. Una hora antes de la cita judicial, Antonio Martínez y Antonio Narváez se encontraban rodeados de una imponente pancarta memorialista que reivindicaba memoria, verdad y justicia. Ambos familiares, víctimas de la represión franquista, saben que su causa no va sola, sino que tiene el rostro de otras muchas víctimas que no han tenido la misma oportunidad que ellos de llegar a los tribunales, pero que de alguna forma también estaban allí presentes. Cargados de fotos de aquellos desaparecidos, en medio del palacio de justicia del Prado de San Sebastián, los familiares de los Antonios se unían a los miembros de la Plataforma Andaluza de Apoyo a la Querella Argentina. Paqui Maqueda, visiblemente emocionada, a primera hora de la mañana afirmaba a andalucesdiario.es como que “estaba muy contenta porque estos hombres iban a vivir habiendo reivindicado justicia y reparación para los suyos” después de muchos años de lucha. Y es que para ninguno de ellos se “trataba de una concentración como las de siempre”, esas que cada sábado han organizado durante años en la céntrica plaza de la Gavidia de Sevilla como denuncia para que su voz pudiera ser escuchada. DESDE ARGENTINA Las declaraciones sobre estos crímenes de lesa humanidad, calificados por la justicia argentina, comenzaban puntuales, a las diez y media, con un cuarto de hora de duración por cada uno de los afectados. La primera pregunta parte del exhorto enviado por parte del juzgado de Buenos Aires al Juzgado número 8 de Instrucción de Sevilla. En la primera cuestión se formulaba una pregunta tabú que no ha podido hacerse durante muchos años de dictadura y olvido en nuestro país. “Antonio, cuéntenos cómo ocurrieron los hechos”, le preguntaba la jueza de Sevilla. Tragando saliva, aunque llenos de valentía, los dos familiares explicaban con mesura toda la relación de hechos sobre el asesinato del padre de Antonio Martínez, Manuel, y la desaparición de los padres de Antonio Narváez, Enrique y Concepción. Los hijos y nietos de los dos Antonios pudieron acompañar a sus mayores al interior de la sala, al igual que ocurría con los miembros de la Plataforma. Maqueda apuntaba que “en todo momento la jueza ha colaborado y ha dejado su tiempo a cada uno para exponer el caso”, por lo que “estamos muy satisfechos con el resultado”. LAS PALABRAS DE TERESA RODRÍGUEZ Entre los presentes, se encontraba un único representante político, como ha sido el caso de la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, quien mostraba su apoyo a los dos querellantes ya octogenarios, indicando que "algo pasa" en un país cuando los crímenes de lesa humanidad se tienen que investigar en Argentina y no en lugar donde han ocurrido. Rodríguez también ha sostenido una foto de uno de aquellos desaparecidos que han podido ser investigados por la justicia argentina. "Somos una sociedad democrática lo suficientemente madura después de caso 40 años de democracia para asumir de frente lo que ocurrió y establecer justicia respecto a lo ocurrido", ha defendido Rodríguez, quien ha considerado que las víctimas del franquismo deberían tener un estatus similar al que tienen las víctimas del terrorismo.