Julio Anguita se manifiesta, pidiendo la dimisión del presidente del Gobierno Mariano Rajoy, por el escándalo del “caso Bárcenas” y que se convoquen nuevas elecciones. Recalca que no va a servir de nada si antes no hay una “movilización popular”, donde los españoles se rebelen pacíficamente en las calles y pongan fin al actual sistema democrático, minado sistémicamente por la corrupción.

"Lo que ha traído esto"
A su juicio, es la transición de 1975 “lo que ha traído esto” a España, que necesita una “ruptura democrática”, dejar atrás el actual modelo por estar agotado y enfermo de una corrupción sistémica que afecta a los tres poderes del Estado.

"Desviar la atención"
Para Julio Anguita, celebrar nuevas elecciones ahora, sin una movilización popular que lleve a la reflexión sobre el cambio de sistema, es “desviar la atención” sobre el problema de fondo, y es que “hoy España no es un Estado de derecho” y que la Constitución “está siendo violada” una y otra vez.

Solo con la fuerza del pueblo unido
Para este exdirigente de IU, sólo con la fuerza del pueblo unido en las calles podrá haber un cambio en el sistema y exigir que la justicia se cumpla y dar paso, “poco a poco”, a la III República Española.

"Una reforma democrática"
En la página de Frente Cívico Anguita explica que quiere una “reforma democrática basada en proyectos que estén dentro de la ley y que se impongan democráticamente”. “Hoy, cumplir la constitución es revolucionario”, añade.

"La ciudadanía organizada es un poder"
Además, afirma que “la ciudadanía organizada es un poder” que “puede ganar”. Para este movimiento, “una mayoría ciudadana organizada en torno a soluciones concretas es capaz de crear la fuerza necesaria para colocarla en la balanza del poder en contraposición a otros poderes económicos, y sociales que siendo muy minoritarios, detentan en exclusiva el ejercicio del Poder.