La socialista Susana Díaz ha tomado posesión poco después del  mediodía como presidenta de la Junta de Andalucía utilizando la fórmula del juramento, inédita hasta ahora por parte de sus cuatro antecesores en el cargo, Rafael Escuredo, José Rodríguez de la Borbolla, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, todos ellos presentes en el acto institucional celebrado en el Parlamento regional. Andalucía tiene por primera vez en su historia a una mujer de presidenta.

Emoción contenida
Algo más de un año de después de jurar como consejera de la  Presidencia e Igualdad, Díaz ha repetido con emoción contenida la  misma fórmula para convertirse en la primera mujer al frente de la  Junta de Andalucía tras el saludo del presidente del Parlamento,  Manuel Gracia, a los asistentes al acto, la intervención del ministro  de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y después  de que el letrado mayor de la Cámara, José Antonio Víboras, diera  lectura al decreto de nombramiento tras ser proclamada el pasado  jueves en el debate de investidura con los votos de PSOE-A e IULV-CA,  socios en el Ejecutivo autonómico.

Gritos de "olés y "Presidenta, Presidenta"
Tras jurar su cargo, un prolongado aplauso tras gritos de 'ole' y  'presidenta, presidenta' dio paso al discurso de Susana Díaz, que ha  iniciado dando las gracias a sus cuatro antecesores en el cargo, uno  de los cuales, José Antonio Griñán, no ha podido contener las  lágrimas.

Más de 600 invitados
La toma de posesión ha tenido lugar en un abarrotado Salón de Usos  Múltiples del Parlamento, que se ha quedado pequeño para acoger a más  de 600 invitados -la mayor cifra hasta ahora, según Gracia- entre  los que, al margen de autoridades y cargos políticos, se encuentran  en las primeras filas el marido, los padres y las tres hermanas menores de Susana Díaz, junto a uno de sus sobrinos pequeños, José,  con el que cruzó de la mano el patio del Parlamento.

Asistencia de Rodriguez Zapatero
En el plano político han seguido el acto, además de los cuatro  expresidentes de la Junta, el expresidente del Gobierno José Luis  Rodríguez Zapatero, y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez  Rubalcaba, mientras que la representación del Gobierno central corre  a cargo del ministro, Cristóbal Montoro; y de la delegada en  Andalucía, Carmen Crespo.

Sí asiste Zoido
Por parte del PP-A han asistido su presidente regional y alcalde  de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, la vicepresidenta segunda de la  Cámara, Esperanza Oña, y la parlamentaria andaluza por Sevilla Alicia  Martínez, mientras que en representación de IULV-CA participan sus  tres miembros en el Gobierno andaluz, Diego Valderas, Elena Cortés y  Rafael Rodríguez, junto a su portavoz parlamentario, José Antonio  Castro.

Miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE
Asimismo, están presentes varios miembros de la Ejecutiva federal  del PSOE como Oscar López, Gaspar Zarrías, Antonio Hernando y  Trinidad Jiménez, además de los secretarios generales del PSOE valenciano, Ximo Puig; de Castilla-La Mancha, Emiliano  García-Page, y de Navarra, Roberto Jiménez; y el vicepresidente  segundo del Congreso de los Diputados, Javier Barrero.

Heredera de Zapatero en su lucha por la igualdad
La presidenta de la Junta de Andalucía ha manifestado en su discurso que se siente, "con orgullo, heredera de la lucha por la igualdad" que emprendió el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha asistido a su toma de posesión para desearle "lo mejor" en esta nueva etapa.


"El tiempo sabrá reconocerte"
Al acto en el Parlamento andaluz, al que han acudido, entre otros familiares, su marido, sus padres, hermanas y sobrinos, Díaz ha hecho querido hacer una mención "especial" al expresidente por su trabajo en la lucha contra las desigualdades de género y que, según ha vaticinado la nueva presidenta, "el tiempo" sabrá reconocerle.  "Yo hoy me siento, con orgullo, heredera de esa lucha por la igualdad", ha dicho públicamente.

Gobernar "con las ventanas abiertas"
Díaz ha afirmado que para ella es un día "muy importante" pero que quiere que también lo sea para "todos los andaluces", ha recalcado que asume su nuevo cargo con "mucha responsabilidad" y se ha comprometido a "gobernar con las ventanas abiertas" para oír "con humildad" a la gente de la calle.

"Dejarse la piel" para crear empleo
En esa línea, ha dicho que se va a "esforzar" por ganarse la confianza de todas aquellas personas que no se la han dado hasta el momento y que se "dejará la piel" tanto para ayudar al tejido productivo andaluz a que cree empleo como para "mantener nuestras conquistas sociales". También, ha dicho, por lo que más desea: "recuperar el prestigio de la política para que, cuando los ciudadanos nos miren, se encuentren y se sientan identificados".

Mirar a un futuro mejor
Tras insistir en que gobernará "para todos" buscando "aquello que nos une en lugar de aquello que nos divide", la presidenta ha advertido que "Andalucía juega un papel muy importante" dentro del país y que luchará porque la comunidad continúe siendo una tierra "firme, sólida y fuerte" que "mire a un futuro mejor" que el presente que atraviesa.

Estará cerca de la gente
"El andaluz es un pueblo sabio, es una sociedad incluyente, con una cultura que siempre se ha reconocido milenaria y es en estos momentos, ahí, donde el Gobierno andaluz y yo como presidenta de todos los andaluces y andaluzas la que voy a buscar esa fuerza en esta tierra milenaria y fértil para mirar al futuro con más esperanza e ilusión", ha recalcado no sin insistir en que estará "cerca de la gente", de la universidad, de la cultura y de los trabajadores "debatiendo y aceptando reproches cuando los merezca pero, sobre todo, buscando soluciones".