Esta reducción es fruto, en gran parte, de la aplicación de la batería de medidas de racionalización y austeridad puestas en marcha por la Junta de Andalucía desde el inicio de la crisis, con el objetivo de ajustar progresivamente el gasto al nuevo escenario económico financiero.

Al resto de las comunidades autónomas
Si se aplicase la senda de esfuerzo realizado por Andalucía al resto de las comunidades autónomas, se consiguiría una reducción del gasto del conjunto en 24.655 millones de euros, equivalente al 2,3% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional.

Gasto de personal
Especialmente significativo, por su importancia presupuestaria, ha sido el comportamiento del gasto de personal, que supone un 50% del gasto corriente liquidado. Así, entre 2008 y 2010, este gasto se incrementó un 1,8% -básicamente por la apuesta de dotación en servicios esenciales como educación, sanidad y justicia-, y muy por debajo del resto de comunidades, en las que el gasto de personal subió un 4,5%.

Se mantuvo práctimente estable
Entre 2008 y 2010, el número de efectivos se mantuvo prácticamente estable. No obstante, si excluimos los efectivos docentes, sanitarios y de justicia, el personal se redujo en este período un 6,7%. Además, si se considera el número de habitantes a los que se presta servicio, el gasto de personal a lo largo del período se redujo en Andalucía en un 0,2%, mientras que en el resto de comunidades creció un 2,7%.