La Consejería de Hacienda de la Junta, que dirige María Jesús Montero,  calcula que podrá captar 1.000 millones de euros en los mercados financieros internacionales, por lo que ha solicitado formalmente al Ministerio de Hacienda autorización para rescatar su autonomía financiera, según adelanta Radio Sevilla.

Andalucía ampara su solicitud en el cumplimiento de sus objetivos de deuda y déficit, así como en el hecho de ser la primera región española en aprobar sus presupuestos y en pagar a sus proveedores.

El plan de la Junta pasa por ir desligándose progresivamente del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que tiene para la comunidad un coste de 1.890 millones en intereses, que paga al Gobierno por garantizarle una liquidez que ahora se encuentra en condiciones de obtener por sí misma en los mercados.

Fue la propia presidenta de la Junta, Susana Díaz, quien anunció la semana pasada en el Parlamento que Andalucía había cumplido por tercer año consecutivo con el objetivo de déficit. En 2017 se situó en un 0,31%, frente al 0,6% de límite que se había establecido para las comunidades autónomas.