El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, ha anunciado hoy que la región "no aplicará" la Ley de Reforma Local y la recurrirá ante el Tribunal Constitucional (TC) si no hay cambios durante su tramitación.

Ya que se ha "negado el diálogo"
En conferencia de prensa en Córdoba, Valderas ha recordado que está en juego "el desarrollo de la administración local" y ha apuntado que la reforma supone la "demolición de lo local" e "invade las competencias del Estatuto de Autonomía" de Andalucía. En este sentido, ha apuntado que desde el "mayor nivel de respeto al estatuto", Andalucía no aplicará la nueva ley "en coincidencia con otras comunidades como Galicia, País Vasco, Cataluña o Navarra", ya que se ha "negado el diálogo" en el marco "de las competencias".

Una ley que "no tiene sentido"
Valderas ha subrayado que el Gobierno andaluz está obligado "a defender a los ayuntamientos", sobretodo a los de los municipios de menos de 20.000 habitantes que son los más afectados por una ley que "no tiene sentido", es "inaplicable" y "no resuelve los problemas de financiación y competencias entre las administraciones". "Cualquier ley de reforma que no vaya acompañada de una ley de financiación que ponga en valor las competencias y la financiación es una ley que nace débil por no decir que nace muerta", ha argumentado Valderas. Además, ha anunciado que en cuanto finalice la tramitación de la ley en el Senado y el Congreso de los Diputados se convocará el Consejo de Concertación Local de Andalucía para que haga una "valoración de la reforma".