La Junta de Andalucía está decidida a diferenciarse del Gobierno central en el trato dispensado a los enfermos de hepatitis C. La consejera de Salud y la propia presidenta Susana Díaz han dejado clara la determinación de la Administración andaluza de prescribir a los enfermos la medicación que necesiten, independientemente del coste de la misma. En un par de comentarios publicados este domingo en su perfil personal de la red social Twitter, recogidos por Europa Press, Díaz ha anunciado que Andalucía prescribirá electrónicamente en los hospitales los medicamentos contra la hepatitis C "para agilizar los tratamientos". "En Andalucía ningún enfermo de hepatitis C se quedará sin la medicación que necesite por causa económica", ha sentenciado la jefa del Ejecutivo andaluz. JUGAR CON LA SALUD DE LOS PACIENTES Igualmente, la presidenta de la Junta ha manifestado este lunes que no es admisible que haya laboratorios farmacéuticos que quieran "jugar con la salud" de las personas y ha garantizado que en esta comunidad ningún enfermo de hepatitis C se va a quedar sin acceder al tratamiento que le prescriba un profesional sanitario. "Lo que prescriba un profesional sanitario en Andalucía, en la sanidad pública andaluza, va a tener inmediatamente el reflejo en la medicación por parte de esos pacientes", ha sentenciado la presidenta. Estas declaraciones vienen tras las reiteradas protestas que están protagonizando afectados por hepatitis C en todo el territorio nacional para reclamar un acceso universal a los nuevos fármacos para tratar la enfermedad. Al mismo tiempo, el grupo parlamentario socialista ha registrado una Proposición no de Ley en el Congreso para impulsar un plan desde el Sistema Nacional de Salud frente a la hepatitis C. Esta iniciativa propone crear una partida en el Fondo de Cohesión Sanitaria que garantice la aplicación de medidas preventivas y de detección precoz de la enfermedad vírica, pero también "el acceso a las nuevas terapias sin discriminación alguna para todas aquellas personas afectadas que cumplan los criterios incorporados en el protocolo clínico». SÁNCHEZ RUBIO AVANZÓ LA MEDIDA Días atrás también se pronunció en este sentido la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales andaluza, María José Sánchez Rubio, quien abogó por que la Unión Europea elabore una estrategia común para que los pacientes con hepatitis C de todos los países y todos los territorios tengan "acceso homogéneo a los tratamientos". Entonces Sánchez Rubio indicó que "desde la sanidad pública no se van a escatimar esfuerzos para atender a los pacientes" con esta patología y reiteró su compromiso de que ninguno de los afectados se quedará sin tratamiento en Andalucía. "Vamos a seguir trabajando para evitar un sometimiento de la industria farmacéutica ya que somos conscientes de que en los tratamientos para hepatitis está en juego la vida de las personas, y es necesario que todos nos sensibilicemos con esto", dijo. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad informó de que en 2015 entre 5.000 y 6.000 pacientes con hepatitis C serán tratados con los nuevos fármacos aprobados para combatir esta enfermedad, y ha avanzado que la cifra podría llegar incluso a los 7.000 ya que tienen previsto incorporar dos nuevos medicamentos a lo largo del primer trimestre del año. ENCIERRO DE ENFERMOS Mientras tanto, el Colectivo de Afectados por la Hepatitis C y Familiares de Córdoba que permanecían encerrados desde el pasado lunes en el Hospital Provincial han decidido abandonar este sábado esta protesta tras una reunión mantenida en la mañana de ese mismo día y en la que, no obstante, han acordado realizar nuevas acciones de protesta en la calle durante esta semana. Su protesta viene a causa de la actuación de las administraciones al dar los últimos tratamientos contra la enfermedad sólo a "diferentes supuestos de personas que se encuentran en la cuarta fase de la enfermedad". Desde el colectivo han manifestado a Europa Press su intención de llevar a cabo varias acciones esta semana, entre ellas, este lunes, jornada previa al día de Reyes, realizarán junto a un grupo de músicos una serie de cánticos para "publicitar su reivindicación" aprovechando la gran presencia de gente en la calle durante el periodo festivo. Así, también han señalado que a partir de este miércoles estarán en las puertas de consultas externas del Hospital Reina Sofía de las 10,00 a 14,00 horas con mesas informativas. CADENA HUMANA En paralelo, el próximo sábado realizarán, junto a otras ciudades del resto del Estado, una cadena humana desde el edificio del Servicio Andaluz de Salud (SAS) hasta la Subdelegación de Gobierno "como los dos edificios emblemáticos" para reclamar que "se aplicase la medicación a todos los enfermos" del colectivo o al menos a aquellos "que ya hayan probado otros medicamentos y no hayan obtenido resultados". De la misma manera, las mismas fuentes ha indicado que tras contactar con el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maetzu, éste ha presentado una queja de oficio al Servicio Andaluz de Salud para que aclaren los criterios para aplicar los últimos fármacos contra ésta enfermedad y en qué supuestos. A su vez, desde el colectivo han interpuesto una queja judicial para que amplíen la aplicación de estos nuevos fármacos contra la hepatitis C a la fase dos, ya que como les han recomendado desde la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), dejar avanzar la enfermedad hasta la fase cuatro puede conllevar más "consecuencias negativas para otros órganos, además del hígado, al ser este el órgano que eliminadora de toxinas del cuerpo". CRITERIOS DISPARES Cabe recordar que el colectivo pasó la Nochevieja encerrado en el centro sanitario ante "las contradicciones entre las administraciones" respecto a las declaraciones de los médicos del Hospital Reina Sofía y los protocolos que marca el Ministerio de Sanidad para el tratamiento contra la hepatitis C. Así, explicaron que "los responsables del hospital dijeron que a todos los que lo necesiten van a recibir medicamentos", si bien apuntaban que "la sensación del protocolo del Ministerio es que la nueva medicación se reserva para situaciones extremas y solo los que tienen compensada la enfermedad, que no se encuentre en fase final". En la misma línea, los afectados criticaron que las diferentes administraciones hayan "echado balones fuera" ya que según la plataforma ellos aseguran que "dan asistencia sanitaria a todo el mundo con esta enfermedad", lo cual desde el colectivo consideran que es "radicalmente falso".