Según este estudio, las aportaciones del Estado (Ministerios de Ciencia e Innovación y de Sanidad) a la biotecnología realizadas entre 2000 y 2010 representan aproximadamente el 75 por ciento de la subvención total recibida por cada región, mientras que las administraciones autonómicas aportaron un 24 por ciento y la UE entre el uno y el dos por ciento restante.

Por comunidades
Así, entre 2000 y 2010, las principales beneficiarias de la financiación estatal han sido Madrid, Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana.  De hecho, sólo entre Madrid y Cataluña absorbieron casi el cincuenta por ciento del total de fondos públicos dedicados por el Estado a la biotecnología, seguidas de Andalucía, con un 18 por ciento, aproximadamente.
Con un presupuesto medio del cinco por ciento cada año están el País Vasco, Galicia, Murcia, Valencia, y Castilla y León, mientras que todas las demás recibieron menos del dos por ciento de los fondos estatales. Desde la óptica de las comunidades autónomas, las que más fondos aportaron a la biotecnología fueron el País Vasco y Andalucía, con inversiones para el periodo 2000-10 de entorno a 200 millones de euros cada una, seguidas por Madrid, Galicia y Cataluña, que destinaron entre 50 y 100 millones.