La Junta de Andalucía prevé poner en funcionamiento el Instituto  público de crédito andaluz a finales de 2014 o inicios de 2015, toda  vez que prevé que el anteproyecto de ley de dicho instituto entre en  el Parlamento andaluz a finales de este mes o inicios del próximo mes  de abril, según ha indicado la consejera de Hacienda y Administración  Pública, María Jesús Montero.

Se impulsará a través de una ley
En una entrevista con Canal Sur Televisión, Montero ha resaltado que el instituto andaluz de crédito, que  se impulsará a través de una ley, "es un instrumento financiero que  trata de dar respuesta a lo que demandan las empresas de forma más  urgente, esto es, que el crédito llegue a las pymes, pues todavía los  bancos no prestan dinero para iniciativas, aunque tengan viabilidad o  perspectivas de que el mercado las acoja de buen grado".

"Un instrumento rápido"
De esta forma, el instituto será "un instrumento rápido que hará  que estas iniciativas y pequeños emprendedores puedan tener acceso al  crédito" y contará con 1.400 millones de euros de fondos  reembolsables, que se prestarán a las empresas en función de la  viabilidad de sus proyectos.

La posición del PP
Montero lamenta que el PP en esta iniciativa "ha mantenido una  posición rara, con un sí pero no y un no pero sí, cuando es una  realidad que existen este tipo de instrumentos financieros en Europa,  no es algo excéntrico, pues se ha visto la necesidad de que existan  este tipo de herramientas, y sólo la banca privada se opone a que  existan mecanismos públicos de financiación de las empresas".

Garantizar que el dinero que se presta tenga garantías de ser devuelto
La consejera ha dejado claro que si no se han ejecutado la  totalidad de fondos reembolsables "no se debe a que no hay capacidad  de poder desarrollarlo, sino que las empresas no cumplen con los  requisitos que se establecen para garantizar que el dinero que se  presta tenga garantías de ser devuelto", ante lo que lamenta que el  PP "nos exige ser muy cautos a la hora de prestar, pero cuando esos  mecanismos de garantía provocan que una parte no se pueda desarrollar  también nos critica".

Montero aludió al sistema de financiación autonómica, para la que  "no es un debate más" y sobre el que "hay que estar pendientes para  conocer cómo se va a sostener la educación, sanidad o la dependencia,  competencias propias d las comunidades".

Andalucía ha dejado de percibir 2.800 millones
Ha recordado la presentación efectuada hace varios días del  diagnóstico de cómo se ha comportado el modelo, recordando que "solo  en comparación con la media de lo que han recibido las comunidades,  Andalucía ha dejado de percibir 2.800 millones de euros en el período 2009-2011", por lo que espera que el nuevo modelo de financiación  "cumpla con los criterios constitucionales y el modelo tienda a la  convergencia y la homogeneidad entre regiones".

Balanzas fiscales
Sobre las balanzas fiscales, Montero cree que el debate sobre  balanzas fiscales "pueda clarificar la situación de la financiación  autonómica, sino que las distorsiona", toda vez que "hay tantas  balanzas fiscales como intereses de los territorios para mostrarse  agraviado en el sistema de financiación". "Hay balanzas fiscales a la carta del que las presenta y nos  parece más riguroso atender a como los criterios del modelo han  evolucionado, poder detenernos en los mecanismos que no funcionan y  alejarnos de debates que pretenden enfrentar a un territorio con  otro", ha aseverado la consejera, quien reconoce que "todos en este  momento aspiramos a tener mayor y mejor financiación en cada uno de  nuestros territorios, al ser la financiación autonómica insuficiente  y los que perdemos tendremos que recibir fondos a costa de otros;  sobre la mesa nos jugamos mucho".

Fondo de Liquidez Autonómica
Preguntada por el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), la consejera  considera que el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas,  Cristóbal Montoro "intenta confundir" y le pide que "sea "más leal",  toda vez que "a Andalucía no le han regalado ni 15.000 ni 20.000  millones, sino que nos ha prestado dinero y hemos pagado 4.100  millones de intereses".

En ese sentido, ha indicado que de esos 4.100 millones de  intereses, "el Gobierno central se ha quedado con 250 millones de  euros a Andalucía, recargo que se lo queda el Estado por las  gestiones de tramitación, en concepto de gestión de los prestamos".

Montero considera que el camino entre el Gobierno central y el  andaluz en materia de financiación "está lleno de minas" y lamenta  que no conoce el planteamiento oficial de cual será la política a  desarrollar, pues Montoro "no ha definido cuál será su hoja de  ruta".

El Gobierno debería ser más riguroso y trabajar sobre documentos
A su juicio, el Gobierno "no está liderando el debate sobre el  modelo de financiación, que no puede ser una jaula de grillos donde  cada comunidad plantee su posición, sino que debería ser más riguroso  y trabajar sobre documentos". Ha insistido en ese sentido que la  propuesta de Andalucía se centra en plantear que "si las comunidades  somos las responsables de proporcionar servicios como sanidad o  educación o dependencia, sea lógico que se contemplen esos costes".

Leyes y normas aprobadas por el Gobierno con nocturnidad y alevosía
Montero reconoce que ciertas leyes y normas aprobadas por el  Gobierno "con nocturnidad y alevosía" son "una intervención en toda  regla" y alguna han sido recurridas ante el Tribunal Constitucional  por "invadir competencias de Andalucía", toa vez que "a veces es  excesivo el aliento que se pone por parte del Gobierno central para  que las políticas se dirijan en torno a los valores y creencia de su  Gobierno y su ideología", frente a lo que la Junta "no practica la  confrontación, sino la defensa de los valores de Andalucía".