La consejera andaluza de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, se ha mostrado "perpleja" por los "restrictivos" objetivos de deuda que se están planteando para Andalucía y ha dicho que, de confirmarse, supondrían tanto como exigir a la región que devuelva en un año la cuantía que recibió del préstamo para pago a proveedores.

El objetivo de déficit
"Es algo absolutamente inconcebible. Si se confirma --lo abordado en el grupo de trabajo preparatorio del consejo-- se plantean unos objetivos de deuda que son, si caben, más restrictivos que el objetivo de déficit, por lo que vamos a estar doblemente en desacuerdo", ha dicho la consejera a su llegada al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que se reúne este martes en Madrid para fijar los objetivos individuales de déficit y deuda de las comunidades autónomas para 2013 con arreglo a la nueva senda de consolidación fiscal aprobada.

"Mucho dinero"
Martínez Aguayo no ha querido concretar la cifra pero ha señalado que supone "mucho dinero". Cabe recordar que Andalucía recibió 5.400 millones de euros del crédito que el Ejecutivo puso a disposición de las comunidades autónomas para el pago a proveedores.

Se le exige cumplir con el objetivo de déficit en 2013
Con respecto a las cifras de déficit, la responsable andaluza de Hacienda ha recordado que la postura de la Junta es la de pedir objetivos individualizados ya que, a su juicio, "no parece razonable que a Andalucía, una de las comunidades menos endeudadas de España y bastante menos que la media, se le exija cumplir con el objetivo de deuda que plantea el Pacto de Estabilidad en el año 2013 cuando tenemos de tiempo hasta 2020 año 2013".

Las comunidades se amoldarán
Previsiblemente, las comunidades se amoldarán a los objetivos generales, que establecen un déficit para el conjunto de las comunidades autónomas del 0,7 por ciento en 2013, del 0,1 por ciento en 2014 y un superávit del 0,2 por ciento 2015. Al respecto, Martínez Aguayo ha reiterado su crítica porque el objetivo de déficit "no solo no se flexibilice" sino que al fijar un límite de endeudamiento más restrictivo, se haría "más exigente, aún si cabe, ese objetivo de déficit". La Consejera ha afirmado que ella acude "por lealtad institucional" pero entiende "perfectamente" el "malestar" del responsable catalán porque "el pasado Consejo de Política Fiscal y Financiera no fue por cauces de cooperación institucional".

"Estrategia premeditada para asfixiar Andalucía"
En este sentido el vicesecretario general del PSOE de Andalucía, Mario Jiménez, ha alertado de que “hay una estrategia premeditada para asfixiar Andalucía” y ha denunciado que el Gobierno de Mariano Rajoy persigue “expropiar el Estado de Bienestar de los andaluces e incapacitar a la comunidad en su autonomía política. Y no lo vamos a consentir”. Jiménez ha censurado la “agresión” cometida por el Ejecutivo del Partido Popular contra el Estado de las Autonomías y la Constitución en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). El PP ha convertido este organismo “en una mesa en la que se humilla a las comunidades”, y ha respaldado la decisión de la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Aguayo, de abandonar las negociaciones.

Impedir que Andalucía acuda a los mercados
Con esta maniobra, el Ejecutivo del PP “impide que Andalucía pueda acudir a los mercados” a conseguir financiación a través de la deuda, toda vez que “nuestra comunidad puede hacerlo” gracias a un nivel de endeudamiento menor al de la media de todas las regiones españolas. “Qué casualidad que el nuevo criterio beneficia a Valencia, Madrid, Murcia o Cataluña, en detrimento de la autonomía de Andalucía”, ha apuntado Jiménez, quien ha insistido en que “el Gobierno de la derecha toma de nuevo medidas claramente perjudiciales y dañinas para los intereses de Andalucía”.