El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, llevan cuatro meses sin verse. Hablan, según dicen ambos, a menudo de manera telefónica y se intercambian mensajes. Los dos dicen que su relación es propia de dos compañeros con responsabilidades políticas máximas.

Morbo por el reencuentro
Hay morbo por verles juntos y hoy tienen la posibilidad. La campaña electoral andaluza los ha unido aunque sea eventualmente. Se reencontrarán este viernes en un mitin electoral en la localidad almeriense de Vícar (Almería). El próximo viernes de nuevo "actuarán" a dúo en Sevilla y cerrarán campaña. La siguiente semana analizarán en Madrid los resultados electorales.

Una gripe inoportuna
La última vez que coincidieron fue en la reunión del Consejo de Política Federal del PSOE celebrada en Zaragoza el pasado 16 de noviembre. Ocho días antes, Sánchez y Díaz también participaron juntos en un mitin en Sevilla. Estaba previsto que la presidenta andaluza hubiera participado en la conferencia autonómica del PSOE celebrada en Valencia a finales de enero, pero una gripe se lo impidió.

Actos conjuntos en Almería y Sevilla
Sánchez dará este viernes todo su apoyo al proyecto de Díaz y hará hincapié en que el Gobierno andaluz ha demostrado que existe una manera de gestionar diferente a la política de recortes del PP. El de este viernes será el primero de los dos actos electorales en Andalucía en los que va a participar Sánchez con Díaz, al que seguirá el de cierre de campaña en Sevilla el día 20.

“Magnífica relación personal y política” según Sánchez
Sánchez asegura tener una “magnífica relación personal y política” con la ‘baronesa’ andaluza, de la que valora su forma de gobernar en favor de las políticas sociales y su lucha “ejemplar y contundente” contra la corrupción, según se destaca desde el entorno del secretario general.

Una campaña “muy andaluza” sin Sánchez ni líderes federales
Díaz ha optado por capitalizar el protagonismo durante la campaña, por lo que ha reducido al máximo la participación en ella tanto de Sánchez como de otros miembros de la Ejecutiva federal. La estrategia la ha fijado el PSOE andaluz, aunque ha contado con el apoyo de Ferraz, que ha asumido que se trata de una campaña “muy andaluza y muy sectorial”, centrada en la figura de Díaz, según fuentes socialistas.

Sin “interferiencias” en los pactos en Andalucía
La visita de Sánchez tiene lugar después de que Díaz dijera este miércoles que no va a aceptar que nadie “interfiera” en la política de pactos en Andalucía, después de que el expresidente del Congreso José Bono opinara que las decisiones sobre las alianzas las tiene que adoptar el Comité Federal, máximo órgano del partido entre congresos.

No darán "paseítos"
El estreno este viernes del líder del PSOE en la campaña andaluza se ceñirá a su intervención en el acto de Vícar, ya que no tiene previsto acompañar a Díaz en alguno de los paseos que suele dar cada día para saludar a los vecinos.

Díaz sobre Sánchez
A pesar de que Sánchez va a tomar parte solo en dos actos en toda la campaña, Díaz ha valorado este viernes su apoyo: “Por supuesto que me va a acompañar porque tiene la misma ilusión y esperanza que todos los socialistas de este país”.