Alcaldes malagueños de los municipios de Cuevas de San Marcos, Casares, Archidona, Villanueva de Tapia, Almáchar, Ardales y Monda, así como concejales de Humilladero, Villanueva de Algaidas, Cuevas Bajas y Málaga y los tres diputados provinciales de IU por esta circunscripción se han puesto una cinta adhesiva en la boca para denunciar que el PP los tiene amordazados.

Protesta simbólica
Los ediles y diputados han protestado hoy con este acto simbólico contra la reforma de la administración local que abandona a los pequeños municipios y por la política que viene protagonizando el Partido Popular en Diputación, cuya última actuación ha sido rechazar ocho de las diez mociones que IU ha presentado al Pleno.

Pérdida de empleo y deslocalización
“La reforma de la administración local es una mordaza económica y democrática para los pueblos y es una excusa para la carrera galopante de privatizar todos los servicios, entregando las competencias municipales a una diputación que han convertido en poco transparente, burocrática, lenta y que no está preparada para dar servicios ajenos”, ha explicado la portavoz del grupo provincial de IU, Toni Morillas. La diputada ha añadido que esta retirada de competencias y servicios a los pueblos pequeños supone una pérdida de empleo en los mismos, no crea riqueza en ellos y provoca deslocalización.

Una Diputación como cortijo
Los representantes de IU han añadido que en este contexto aparece una Diputación -en referencia a la de Málaga- cuyo gobierno no quiere que la oposición le controle y fiscalice la gestión y con un presidente “que actúa como si fuera su cortijo y que pone a un cargo de confianza a que atienda a los alcaldes”. Izquierda Unida de Málaga comienza con esta acción una serie de movilizaciones en toda la provincia, donde no faltarán actos informativos para que los ciudadanos sepan qué les espera en breve.