El profesor de la Universidad de Málaga Alberto Montero y miembro de la dirección nacional de Podemos, que dirige el proyecto de investigación en el que participó el secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón, ha alegado contra el pliego de cargos que le remitió el pasado 3 de marzo la institución educativa, que propone su apercibimiento.

"Total silencio"
Montero ha manifestado que ha alegado porque cree que no ha cometido la falta por la que se le apercibe, y ha eludido comentar sus argumentos hasta que no termine el procedimiento administrativo. "Estas cosas se deben de llevar con total silencio y respeto al procedimiento por ambas partes", ha afirmado.

Montero no ha querido desvelar si Errejón ha alegado contra la propuesta de inhabilitarlo para contratos futuros con la UMA. Tampoco ha querido desvelar si Errejón ha alegado contra la propuesta de inhabilitarlo para contratos futuros con la Universidad de Málaga que deriva del expediente disciplinario abierto para ver si incumplió su obligación laboral y vulneró la Ley de Incompatibilidades al actuar en el proyecto investigador.

Sueldo de 1.825 euros por 40 horas semanales
El contrato de Errejón con la Universidad era para un estudio sobre vivienda financiado por la Junta de Andalucía, que estipulaba un sueldo de 1.825 euros al mes por 40 horas semanales. Errejón fue suspendido provisionalmente de empleo y sueldo por incumplir su contrato como investigador externo de la Universidad, que le abrió el expediente disciplinario.

El proyecto
Montero solicitó la elaboración del proyecto 'La vivienda en Andalucía: diagnóstico, análisis y propuestas de políticas públicas para la desmercantilización de la vivienda' en una convocatoria de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta que preveía la contratación de un investigador externo.

Errejón fue el único que se presentó
Para ese puesto se fijó un perfil que exigía, entre otros requisitos, ser doctor en Ciencias Políticas y a la convocatoria únicamente concurrió Íñigo Errejón, que ganó el contrato en marzo del pasado año.

Alberto Montero presentó ante la Consejería de Fomento, financiadora del proyecto, informes periódicos trimestrales de los resultados y en septiembre comunicó a la Universidad que Errejón no podría seguir desempeñando su labor como contratado, por lo que solicitó que se volviera a convocar su plaza.