Con contundencia y con aspecto de estar convencido de haber hecho lo que era necesario, ha sido la forma en que se ha expresado el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en una comparecencia pública en Barcelona ante los medios de comunicación para explicar el acuerdo alcanzado ayer entre su partido y el PSOE andaluz. En todo momento, y haciendo alusión a otras situaciones políticas como Madrid o Murcia, Rivera ha querido transmitir imagen de estadista que actúa para garantizar la estabilidad en distintas situaciones que se dan en otras comunidades de España.

C's ha actuado como "un partido de Estado"
En esta rueda de prensa convocada al día siguientes de la firma del acuerdo para la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía, Rivera ha reiterado en distintas ocasiones que "no se puede hablar de regeneración democrática sin dar luz verde a la legislatura". El líder de Ciudadanos ha subrayado que su formación ha actuado en esta comunidad autónoma como "un partido de Estado".

Idea fuerza: La regeneración es posible si la instituciones funcionan
Lo ha justificado basándose en que "solo se pueden regenerar las instituciones si estas funcionan. Ciudadanos se halla "comprometido con el cambio político en España, pero también con que funcionen las instituciones". Este argumento lo ha repetido hasta el punto de que ha sido su idea fuerza de su exposición: es imposible "hablar de regeneración si no podemos trabajar y para empezar a trabajar hay que dar luz verde a la legislatura, por ello se ha optado por la opción de "cambio y estabilidad".

No gobernarán, serán oposición
Rivera ha subrayado en distintas ocasiones de su comparecencia que Ciudadanos "no estará en ningún gobierno autónomo". También ha resumido la situación política generada tras las elecciones recientes como que "se han acabado las mayorías absolutas y la prepotencia. PSOE y PP deben de asumir que se acabó lo de rojos y azules y el cambio de cromos, ahora toca cambiar políticas".

Revisión de lo acordado y de su cumplimiento cada año
Volviendo a recordar -como ayer hizo Juan Marín desde Sevilla- que en Andalucía, al igual que en Madrid, Ciudadanos será oposición, ha advertido a los gobiernos que surjan que deberán cumplir lo acordado. Si no es así Rivera ha avisado de que hay mecanismos desde la oposición tales como la aprobación de presupuestos en incluso la mociones de censura, para obligar a que se cumpla lo pactado. Plantea Rivera una revisión o "auditoría pública" del grado de cumplimiento cada seis meses o "como mínimo cada año", ha destacado.