La juez que investiga los ERE falsos, Mercedes Alaya, ha dicho que no grabará las comparecencias para evitar que acaben en los medios de comunicación y que el proceso judicial se convierta en una "comparsa", que adquiera una "morbosidad innecesaria" y permita "actuaciones teatrales".

Rechazo a la grabación
En un auto al que ha tenido acceso Efe, la juez rechaza la petición del abogado José María Mohedano, que defiende a dos ex directores generales de Presupuesto de la Junta, de que se haga una grabación audiovisual de las declaraciones de imputados para mayor garantía de sus derechos.

Acusa a abogados de filtraciones a la prensa
Alaya responde que la grabación solo es obligatoria en los juicios, pese a lo cual en su mismo juzgado, en fase de instrucción, se han hecho grabaciones cuando se ha estimado necesario. El auto afirma que la importante repercusión mediática de la causa de los ERE permite que algunos abogados aprovechen sus ausencias de la sala "para trasladar a la prensa, de acuerdo con sus respectivos intereses procesales y políticos, el contenido de una declaración inacabada y no firmada".

Imputada con pensión embargada se queja de que no se practiquen diligencias desde hace más de un año
Mientras tanto se ha conocido la situación de una imputada que afirma en un escrito "que tiene su exiguo patrimonio embargado, hasta la pensión de jubilación, y que quiere que todo esto termine, quiere ser juzgada si así lo dispone el Ministerio Fiscal, y no verse sometida a dilaciones indebidas, pues desde que la misma prestó declaración hace más de un año, ni una sola diligencia se ha practicado en relacióna su caso".