La cooperativa cultural Atrapasueños junto a la familia Ocaña han impulsado un acuerdo entre el colegio público La Esperanza de Cantillana y José Naranjo, experto en el pintor y autor del próximo libro Ocaña, pintor de la libertad, parte de cuyas ventas se destinarán a sufragar la  restauración del mural que fuera pintado por Ocaña en la entrada del colegio hace más de 30 años. Este miércoles se ha procedido a la firma del acuerdo en la entrada del colegio, junto a la obra. En Cantillana generaciones de vecinos y vecinas se han educado en torno a un mural de José Pérez Ocaña. Incluso hoy todavía se recuerda por aquellos que fueron niños y niñas a principios de los años 80, cuando fue pintando el mural, cómo Ocaña pasaba horas pintando un mural que hoy es patrimonio de todos. Los esfuerzos de la dirección del colegio por blindar institucionalmente la obra han sido vanos, pues se ha intentado que desde alguna administración éste fuera protegido y no se ha conseguido nada. De ahí que surja esta iniciativa ciudadana para restaurar el mural, al que se le puso una protección de metacrilato para que no se dañara especialmente. El problema es que han pasado más de 30 años y el mural necesita urgentemente una intervención. Curiosamente, buena parte de la vida escolar gira en torno a este cuadro, y así en los pasacalles que se organizan desde el colegio los personajes del mural, las típicas mantoneras, ancianos, niños, cometas... de Ocaña toman vida en disfraces y representaciones. En septiembre comenzará la campaña de recogida de dinero a través del crowfounding y también se lanzará el libro Ocaña, pintor de la libertad,  de José Naranjo, que destinará un tanto por cierto de su venta de forma solidaria a la restauración de la obra, que será realizada por la especialista Yedra García Sánchez.