Llegó el día tan temido por los trabajadores. El presidente de Abengoa, José Domínguez Abascal, ha comunicado a sus trabajadores que por el momento no ha conseguido la liquidez necesaria para pagar las nóminas que vencen a finales de febrero, aunque espera que "en los próximos días" pueda resolver este asunto. Solo en la sede del grupo en Sevilla, Palmas Altas, hay 2.200 de los más de 6.000 trabajadores en toda España, la mayoría en Andalucía pero fundamentalmente en la provincia de Sevilla. En una carta a los empleados, a la que tuvo acceso Europa Press, Domínguez Abascal ha apuntado que "desafortunadamente los esfuerzos que está llevando a cabo Abengoa para conseguir la liquidez necesaria para el pago de todas las nóminas que vencen a final del mes de febrero aún no han dado resultado". Tras reconocer que es "consciente del grave perjuicio" que esto causa a un gran número de empleados de Abengoa, Domínguez Abascal espera que "en los próximos días podamos resolverlo", por lo que los trabajadores serán informados para indicarles la fecha en la que se producirá el pago. Igualmente les ha recordado que se encuentran "en la recta final" para cerrar un preacuerdo para la reestructuración financiera de Abengoa, ante lo que Domínguez Abascal confía en que serán capaces de lograrlo "en los próximos días" y que a partir de él "podamos garantizar la viabilidad futura de Abengoa". Domínguez Abascal ha agradecido el "trabajo y compromiso" de los trabajadores y lamenta "profundamente" que se haya llegado "a esta situación que espero sea breve". INCERTIDUMBRE TOTAL Por su parte, el sindicato CCOO en Andalucía ha llamado este viernes la atención sobre la "incertidumbre total" que viven los trabajadores de Abengoa, tras recibir la carta del presidente de la compañía. Fuentes del sindicato han señalado a Europa Press que existe "un problema de liquidez acuciante" en la compañía, lo que hace que "sólo haya dinero para una parte de los trabajadores de Abengoa, los que están en talleres y fabricación directa, pero para el resto no", aunque ha indicado que "en unos días la empresa espera liquidez". De esta manera, han explicado que tanto los trabajadores que reciben el pago de sus nóminas el día 30 de cada mes como los que lo hacen el 10 sufrirán "retrasos", pero es "cuestión de unos dás alcanzar una solución". Según han explicado las mismas fuentes, el crédito de 165 millones que Abengoa esperaba recibir ha pasado a ser de 110 millones y, "aunque ha sido aprobado por los bonistas, los bancos tienen atrapadas las garantías". Por último, han instado a los gestores a culminar las operaciones actuales, de manera que "se aguante hasta el 28 de marzo y no se llegue a entrar en concurso de acreedores".