Ni diez minutos ha respetado Esperanza Oña la institucionalidad del cargo que debe tener una miembro de la Mesa del Parlamento andaluz. Resentida tal vez por no haber repetido como portavoz del PP por deseo del propio Arenas que ha decidido alejarla de los núcleos de poder, la alcaldesa de Fuengirola ha cargado fuertemente contra PSOE e IU, dejando en secundario lugar la independencia partidaria que debería mantener, y anteponiendo sus intereses de partido. Oña deberá aprender que tiene que actuar como representante institucional que como militante sectaria de un partido a partir de ahora.

Ninguna mesura
La nueva vicepresidenta segunda del Parlamento andaluz y diputada del PP-A por Málaga, Esperanza Oña, no ha empezado con la mesura pertinente a su cargo y ha criticado duramente el acuerdo programático político cerrado por PSOE-A e IULV-CA para la nueva legislatura que incluye entre sus principales compromisos la reforma de la Ley Electoral de Andalucía.

"Todo ello porque lo impone IU"
En un comentario publicado en su cuenta personal de Twitter, Oña ha cuestionado este acuerdo y se ha mostrado convencida de que "PSOE e IU pactan la reforma de la Ley Electoral sólo para aumentar el número de escaños y tener más gente a colocar", todo ello porque "lo impone IU".

¡Qué pronto!
"Vería más ético que IULV-CA y PSOE-A estuvieran pactando políticas de ahorro y austeridad que los futuros cargos que desean", ha criticado la dirigente popular, que ha lamentado que ambas formaciones "sellen un pacto que relega investigar la corrupción". "Ya no es importante la honestidad. ¡Qué pronto!", subraya.