Según informa hoy El Correo de Andalucía el Servicio Andaluz de Salud tiene registrados 22.465 médicos, de los que 10.568 están especializados en Atención Primaria. Sin embargo, en Andalucía esta medida está marcada por su carácter "simbólico", después de que la consejera de Salud de la Junta, María Jesús Montero, asegurara la "intención" de seguir prestando atención sanitaria gratuita a los inmigrantes en situación irregular a partir de esa fecha. De ahí que la cifra en la comunidad sea tan baja, según explicó el coordinador del Grupo de Ética Médica de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (Samfyc), Miguel Melguizo.

Afectaría a 30.000 personas
Aunque no hay cifras exactas, esta medida afectaría a 30.000 personas en Andalucía y a unas 150.000 en todo el país. Según datos de la Consejería, en la comunidad, solo el 0,6% de la población inmigrante frecuenta las consultas de Atención Primaria y el 1% las consultas externas.

Moralidad frente a la ley
Para Melguizo, que se ha declarado médico objetor, su trabajo como profesional de la sanidad implica unas obligaciones morales frente a otro tipo de profesiones. "Mi deber es no abandonar a los pacientes y por tanto seguiré atendiendo a los inmigrantes independientemente de si están regularizados o no, igual que a cualquier otro enfermo".

Desafortunada la medida del Gobierno
Según El Correo de Andalucía  Melguizo va más allá. "Me avergonzaría de mí mismo si no antepusiera la salud de una persona a su situación legal", dice. Aunque la posición del Gobierno andaluz favorece su postura, asegura que de no ser así "actuaría de la misma forma". "Soy un servidor público y tengo que atender a los ciudadanos independientemente de su situación personal". Por ello, Melguizo considera "desafortunada" la medida del Gobierno central ya que "hay fronteras que nunca se pueden traspasar, como es el caso de la atención sanitaria".

Atender a los enfermos
El coordinador del Grupo de Ética Médica no duda en alabar la actitud de sus compañeros de otras comunidades. De hecho, asegura que en caso de verse él en la misma situación de no poder atender inmigrantes, "estaría dispuesto a usar todo tipo de vericuetos para atender a los enfermos, ya fuera dentro o fuera de mi horario laboral o de la consulta".