La presidenta de la Junta de Andalucía no ha querido esperar a cumplir cien días al frente de su Gobierno para hacer –antes de que se lo hagan otros– su primer balance de gestión. Susana Díaz cumple este sábado treinta días como presidenta salida de las urnas y ayer viernes se adelantaba ella misma a recordar que en estos 30 días ha puesto en marcha 30 medidas “muy potentes”. Todo un éxito de velocidad gubernamental que solo se ha visto ensombrecido por el tropiezo del concurso minero de Aznalcóllar, el proyecto estrella de la presidenta para crear empleo que hoy está empantanado en los tribunales. Durante su intervención ayer en la firma de los convenios de colaboración con las ocho diputaciones para la financiación del Programa de Fomento del Empleo Agrario (PFEA) 2015, Díaz dijo que el Ejecutivo había decidido “pisar el acelerador”, una manera de compensar “en un tiempo récord” los “dos meses de bloqueo” antes de lograr por fin su investidura. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]LAS HERIDAS DEL PASADO[/cita] El calvario que la oposición, mayoritaria en la Cámara, le hizo pasar a Díaz tras su victoria del 22 de marzo no solo ha activado la ansiedad de la presidenta para recuperar el tiempo perdido, sino que ha dejado heridas profundas que no será fácil restañar. La más grave, aunque ya no siga sangrando, son las envenenadas relaciones con Podemos: las largas y estériles negociaciones del PSOE con el partido morado para lograr la abstención de este acabaron de la peor manera, con una última reunión “nada cordial” entre Susana Díaz y Teresa Rodríguez. Ambas líderes tienen, además, el pleno convencimiento de que el otro partido nunca quiso llegar a acuerdo alguno desde el principio. La enemistad política con Podemos deja a Díaz con la única muleta de Ciudadanos, ya que IU no le perdona la ruptura del Gobierno de coalición y un adelanto electoral que ha dejado su representación en mínimos históricos, y el PP está más débil que nunca y en lo último que piensa es en acuerdos con el Partido Socialista. Las comisiones de investigación que se avecinan serán la principal manifestación del infierno parlamentario que espera al PSOE en esta décima legislatura. No es imposible, en todo caso, que los resultados de las elecciones legislativas de finales de año y las alianzas a que obliguen esos resultados puedan dulcificar de algún modo el enrarecido clima del Parlamento andaluz. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]EL BALANCE DE LOS 30 DÍAS[/cita] En ese contexto hay que situar la voluntad de Susana Díaz de desquitarse del pasado y reafirmarse frente a quienes, en su opinión, se negaron por razones espurias a investirla con los laureles del triunfo legítimamente ganado en el campo de batalla del 22-M. Más allá de las críticas y reproches formulados desde la oposición y de que haya algunas medidas que habían quedado ya ‘precocinadas’ en el anterior mandato, lo cierto es que ni siquiera sus implacables adversarios del PP, Podemos e IU pueden ocultar que el Gobierno ha hecho muchas cosas en poco tiempo: Reducción de altos cargos Acuerdo con los sindicatos para que los empleados públicos recuperen su poder adquisitivo y los temporales puedan trabajar a tiempo completo Portal de Transparencia Proyecto de Ley de Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público; proyecto de Ley de Retracto y de Protección de Derechos de Consumidores y Usuarios en la Contratación Hipotecaria de Viviendas Constitución de grupos de trabajo con entidades financieras y plataformas antidesahucios para abordar soluciones y alternativas ante las emergencias en materia de vivienda Becas para que los universitarios obtengan el título del B1 en un segundo idioma Rebaja de los precios de grados y de másteres para el curso 2015-2016 Acceso gratuito a las víctimas de la violencia de género a la universidad Reducción del tiempo máximo de espera para cirugías cardíacas a 90 días a partir de 2016 Aumento del 10,5 por ciento de los profesionales sanitarios de refuerzo durante el verano Inversión de 200 millones de euros en aulas matinales y en servicio de comidas en escuelas de verano y centros educativos públicos durante los dos próximos cursos Programas diversos de fomento del empleo en solitario o en colaboración con otras instituciones como las Diputaciones. Proyecto de Ley del Deporte… Y así hasta completar esa batería de treinta medidas que Díaz quiere hacer valer antes del obligado paréntesis debido a su alumbramiento, previsto para finales de julio. Además, la presidenta ya ha dicho que compartirá con su marido los beneficios laborales por maternidad que permite la ley, lo que significa que, aunque sus colaboradores más cercanos no se lo terminen de creer, Díaz podría estar bastantes semanas fuera de juego. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]LA SOMBRA DE AZNALCÓLLAR[/cita] La sombra más alargada que se cierne en estos momentos sobre el mandato de Susana Díaz son las "graves irregularidades" en el concurso de la mina de Aznalcóllar que ve la juez de Instrucción número 3 de Sevilla, Patricia Fernández, cuyas sospechas han ido tomando cuerpo con las prolijas investigaciones policiales de la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional. La empresa perdedora del concurso, Emerita Resources, ha entablado una feroz batalla penal en la que, de momento, está llevando ventaja porque las declaraciones ante la Policía de los funcionarios que participaron en el concurso internacional han revelado lagunas, contradicciones, errores y enigmas cuyo impacto político y mediático está siendo muy importante aunque su consistencia penal parezca aún bastante débil. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]LA PARADOJA DE LA SOLVENCIA[/cita] Valga como muestra un botón: uno de los aspectos más enconados de la investigación es si la mesa de contratación comprobó realmente la solvencia del Grupo México, multinacional minera asociada a la empresa local Minorbis, ganadora formal del concurso merced a su asociación con la mexicana. La empleada pública que se supone que había contrastado esa solvencia ha declarado en sede policial y confirmado en sede judicial que no lo hizo, aunque seis miembros de la mesa afirman lo contrario. Pero más allá de ese llamativo contraste, lo paradójico es que Grupo México ya ha demostrado de manera fehaciente su solvencia –que en el peor de los casos no habría sido comprobada durante el proceso de adjudicación– al crear junto con Minorbis una sociedad mercantil que dispone de 93 millones de euros en fondos propios para invertir en el proyecto. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]EL INQUIETANTE TELÓN DE FONDO DE LOS ERE[/cita] Aun así, las insinuaciones socialistas de que la investigación policial está dirigida políticamente son, ciertamente, poco convincentes a la vista de los detallados informes que la UDEF ha entregado a la juez Fernández. Pero aún menos convincentes resultan las hipótesis de que habría habido una trama formada por varios políticos y una decena larga de funcionarios para amañar un concurso en el que todos los ojos políticos e informativos estaban pendientes. En el Gobierno andaluz y en el Partido Socialista ponen la mano en el fuego por la limpieza del concurso. Están seguros de que no hubo nada de lo que intenta demostrar la Policía y conjetura la juez, pero también sus predecesores estaban seguros de que, en el caso de los ERE, no hubo nada que mereciera reproche penal en la actuación de los Gobiernos de Chaves y Griñán y hoy ambos expresidentes están a un paso del banquillo. Ese sombrío precedente quita el sueño a muchos socialistas.