El jefe de la asesoría jurídica del IFA entre 2003 y 2004, Francisco José Oyonarte.
|
Fuente
:
EFE
Juicio de los ERE

Los exconsejeros Viera y Fernández "succionaron el alma" al IFA

El jefe de la asesoría jurídica del IFA Francisco José Oyonarte cree que el ente que "perdió su valor" al convertirlo en "una caja pagadora" de las ayudas

1
Mié, 9 Mayo 2018

 El jefe de la asesoría jurídica del IFA entre 2003 y 2004, Francisco José Oyonarte, ha declarado hoy que los entonces consejeros de Empleo José Antonio Viera y Antonio Fernández "succionaron el alma" a este ente público que "perdió su valor" al convertirlo en "una caja pagadora" de las ayudas que daba Empleo.

Oyonarte ha continuado testificando hoy en el juicio contra 22 ex altos cargos de la Junta -entre ellos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán-, acusados de prevaricación y malversación por crear o mantener un "procedimiento específico" con el que la Junta repartió durante una década 850 millones en ayudas sociolaborales y a empresas en crisis de forma arbitraria y eludiendo los controles, según la Fiscalía. Ese "procedimiento específico" se implantó en 2001 con la firma de un convenio entre la Consejería de Empleo -cuya Dirección General de Trabajo daba las ayudas- y el ente público IFA, que las pagaba con fondos que Empleo le enviaba mediante transferencias de financiación, según la Fiscalía, para eludir la fiscalización previa, informa Efe.

A preguntas de las defensas de varios acusados, Oyonarte -que estuvo investigado en dos piezas separadas del caso ERE aunque luego fue excluido- ha insistido como ya hizo ayer durante el interrogatorio del fiscal en que el IFA desconocía el procedimiento por el que Empleo daba las ayudas ya que aunque pidieron los expedientes de concesión no se los enviaron y "como entidad subordinada" a la consejería "no tenía más remedio que pagar".

Personas honorables

A preguntas de la defensa del exdirector de IFA (que en el 2004 pasó a llamarse IDEA) Jacinto Cañete sobre si estos recibieron alguna advertencia de ilegalidad respecto a los convenios particulares que firmaban para pagar las ayudas, el testigo ha respondido que no ya y ha dicho estar convencido de que cualquiera de los directores que ha tenido IFA "si hubieran visto la más mínina no ilegalidad sino simplemente irregularidad administrativa hubieran tomado medidas".

Oyonarte, que aún hoy es letrado de base de la asesoría jurídica de IFA/IDEA ha mencionado expresamente al que fue director general durante su etapa como jefe de la misma Francisco Mencía (ya fallecido), y a sus sucesores Miguel Ángel Serrano y Jacinto Cañete (ambos acusados en el juicio) así como a Antonio Valverde. A todos los ha calificado de "personas honorables" por las que siente "absoluto respeto profesional".

Los otros

El juez Juan Antonio Calle le ha preguntado entonces si tiene la misma opinión de quienes ostentaron la Presidencia del IFA, cargo que en 2001 pasó a ser ostentando por responsables de la Consejería de Empleo y en concreto que ocupó entre mayo de 2001 y enero de 2003 el entonces viceconsejero de Empleo Antonio Fernández y de enero de 2003 a abril de 2004 el entonces consejero de Empleo José Antonio Viera, ambos también acusados.

El testigo ha sido contundente al afirmar que de ellos no tiene la misma opinión que de los directores generales porque "a mí me gustaba más mi criterio jurídico que el de Viera o Fernández" y su "sensación" es que "no querían que saliera nada del ámbito interno de la Consejería de Empleo", ni pedir informes al Gabinete Jurídico sobre las ayudas ni que pasaran por el Consejo de Gobierno.

Una caja sin alma
"El IFA era para ellos una caja pagadora a la que succionaron el alma", ha declarado, tras insistir en que pasa a estar "a las órdenes del consejero de turno y pierde su cometido original".
Preguntado por el magistrado en qué momento sitúa ese cambio, Oyonarte ha dicho que "fundamentalmente desde la entrada del señor Fernández".

Preguntado por el abogado de Viera si tanto él como el director general en su época Francisco Mencía gozaron de la confianza del entonces consejero que les mantuvo en el cargo, Oyonarta ha asegurado que "Francisco Mencía, igual que yo, se sentía muy poco apoyado por la Consejería" y ambos no resultaban "personas cómodas". Ha especificado que esa situación se produjo a partir de que Mencía presentó un plan director para hacer del IFA "una moderna agencia de desarrollo regional" y "devolverle autonomía".