La paradoja vaticana

Lo paradójico es que nuestros políticos social-demócratas del siglo XXI se declaren tan complacidos como los de la derecha nacional-católica de toda la vida.