El secretario general del PSOE y candidato a presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que las elecciones generales que se celebran hoy representan "una jornada histórica" en la que "huele a cambio" y ha confiado en que se dé "el cambio de rumbo que necesita España".

Huele a cambio
Sánchez ha transmitido este mensaje en declaraciones a los periodistas tras depositar su papeleta, junto a su esposa, Begoña Gómez, en el centro cultural Volturno, del municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón.

"Lo que animo es a votar. Estamos en una jornada histórica, huele a cambio y, honestamente, creo que necesitamos gobiernos que piensen en la mayoría de españoles. Por eso, que nadie se quede en casa", ha pedido a los electores.
Ante la incertidumbre del resultado de las urnas, el líder del PSOE ha expresado su esperanza de que "se produzca ese cambio de rumbo que necesita España y que tanto demanda la mayoría de españoles".

El futuro de las próximas generaciones
Preguntado si supondría un fracaso si el PSOE no gana las elecciones, Sánchez no ha querido adelantarse a los acontecimientos y se ha limitado a señalar que lo que hoy van a decidir los españoles con su voto es "el futuro, no ya de los próximos años, sino de las próximas generaciones".

"La mejor noticia que puede ocurrir hoy en esta jornada histórica es que todos los españoles acudamos a votar y haya una alta participación. Los españoles sabemos que el futuro no está escrito y que lo vamos a escribir con nuestro voto", ha insistido.
Sánchez y su esposa han llegado sobre las 11.10 al colegio electoral en medio de una gran expectación.

Un jersey rojo para la ocasión
En una conversación informal, ha comentado que las papeletas de su partido le llegaron a casa, pero que ha preferido cogerlas del aula electoral.

Tras ensobrarlas, ha votado primero en la urna del Senado y luego en la del Congreso, en ambos casos recalcando ante los medios gráficos que lo quería hacer con la mano izquierda. A continuación, ha acompañado a su esposa a la sala contigua, donde le ha correspondido votar.

Sánchez vestía un jersey rojo para hacer buena la frase que ha repetido en estos últimos días de que, para estrenar el año y que haya un gobierno socialista, había que llevar algo de este color.