Mariano Rajoy en estado puro durante esta campaña electoral. Fiel a su estilo de responder a las preguntas, pero a la vez sin hacerlo, el presidente del Gobierno ha dejado plantado al periodista que le ha preguntado este miercoles en un acto en Mallorca por si le había llamado José María Aznar para darle ánimos. Según recoge El País, el líder del PP tiró por la tangente diciendo "me tengo que ir a Pamplona" a la vez que se alejaba de la incómoda pregunta. Ya se anunció el pasado noviembre que el expresidente del Gobierno no participaría en esta campaña electoral, ausencia que también se produjo en las últimas elecciones catalanas de septiembre.

La bola de cristal
El encuentro con los medios ha dado para mucho. El presidente del Gobierno también aseguró, enigmáticamente, que "no me quiero meter en los líos de nadie, pero creo que puede haber alguna sorpresa el 20-D". El candidato popular ha asegurado que aún se guarda alguna medida fuera del programa electoral para lo que queda de campaña.

Durante su acto en Palma de Mallorca, el líder del Partido Popular no ha querido hacer más predicciones asegurando que “solo me interesa lo que haga el PP y recuperar la confianza de los que la han perdido estos años”.

Los debates
Preguntado por el cara a cara del próximo lunes con Pedro Sánchez, Rajoy ha reconocido que empezó a preparar el encuentro este martes ya que “me tomo muy en serio los debates. He ido a muchos”. Pese a las palabras del presidente, cabe recordar que no ha acudido a ninguno de los debates a cuatro celebrados hasta la fecha.

Para dar más datos, Mariano Rajoy también ha confesado que no ha hablado con ninguno de los otros candidatos a la Moncloa desde que empezó la campaña, del mismo modo que no ha tratado nada sobre los posibles pactos post electorales.

Después de este acto en Mallorca, Rajoy ha continuado su maratoniana jornada electoral volando a Pamplona para esta noche acabar con otro mitin en Zaragoza.